Serie: ¿No sabéis que sois templo de Dios? – Cuida lo que ves

‭2 Reyes 6:8-18 RVR1960‬‬

[8] Tenía el rey de Siria guerra contra Israel, y consultando con sus siervos, dijo: En tal y tal lugar estará mi campamento. [9] Y el varón de Dios envió a decir al rey de Israel: Mira que no pases por tal lugar, porque los sirios van allí. [10] Entonces el rey de Israel envió a aquel lugar que el varón de Dios había dicho; y así lo hizo una y otra vez con el fin de cuidarse. [11] Y el corazón del rey de Siria se turbó por esto; y llamando a sus siervos, les dijo: ¿No me declararéis vosotros quién de los nuestros es del rey de Israel? [12] Entonces uno de los siervos dijo: No, rey señor mío, sino que el profeta Eliseo está en Israel, el cual declara al rey de Israel las palabras que tú hablas en tu cámara más secreta. [13] Y él dijo: Id, y mirad dónde está, para que yo envíe a prenderlo. Y le fue dicho: He aquí que él está en Dotán. [14] Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad. [15] Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿qué haremos? [16] Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. [17] Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo. [18] Y luego que los sirios descendieron a él, oró Eliseo a Jehová, y dijo: Te ruego que hieras con ceguera a esta gente. Y los hirió con ceguera, conforme a la petición de Eliseo.

El siervo de Eliseo estaba atemorizado y una sola palabra determinó un ambiente espiritual de acuerdo a sus ojos carnales. ¿Qué estás viendo? Porque de acuerdo a eso va a determinar el fin de la circunstancia que estás pasando.

Las personas que no tienen los ojos espirituales abiertos nunca tendrá paz en medio de la tormenta.

El bombardeo de satanás se a multiplicado, y el pueblo de Dios está cegado con lo que ve, todo el que está cegado con la inmundicia del mundo te ciega. Los ojos carnales te ponen la vista en el problema, los ojos espirituales te ponen la vista en la victoria de Dios.

Tus ojos espirituales te ponen los ojos en lo que Dios va a hacer.

Eliseo oró por su siervo, porque siempre tiene que haber un acuerdo espiritual contigo y los que te rodean, para que Dios pueda actuar, él pensó “mejor oró, no vaya a ser que su negatividad me haga caer a mí”.

Con los ojos del cuerpo solo ves peligro, con los ojos espirituales puedes ver el remedio.

Dile “Dios abre mis ojos espirituales para poder ver tu solución en este problema”. Cuando tú te enfocas en conocer quién es Dios y qué puede hacer las calamidades enmudecen y el problema desaparece.

Tienes que cuidar lo que ves y hacia dónde está tu mirada, los ojos son la lámpara del alma. Con los ojos alimentas tu mente y tu mentealimenta el corazón, con lo que llenas tu conducta tu vida se adapta a eso.

Mientras el pueblo de Dios se contamina con lo terrenal eso se va convirtiéndo en ceguera, y ese pueblo va a la destrucción porque su vida se llenó de tinieblas.

Los ojos son la lámpara del pueblo. Donde pones tu mirada, hacia allá diriges tus pies. Cuando vas llenándote de lo que no te edifica, tu vida se va rodea de tinieblas. Un cristiano, que debe ser el templo de Dios, no puede postrarse a ver lo indebido. Lo que tú ves normal, el Espíritu Santo te dice que está mal.

¿Por qué tú mente empezó a aceptar lo que es pecado? Porque empezaste a llenarte de lo que no debías. Cuando empieza un cristiano a tolerar el pecado es porque ya llenó de él sus sentidos.

Jugó tanto con lo malo Sansón que se llenó de lo que Dios le dijo que no, llegó a pensar que no era malo porque empezó a tolerarlo.

‭Jueces 16:21-22 RVR1960‬‬

[21] Mas los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le ataron con cadenas para que moliese en la cárcel. [22] Y el cabello de su cabeza comenzó a crecer, después que fue rapado.

Todo empezó por lo que vió y se convirtió en una trampa para su vida. Después de rapar su cabello, le sacaron sus ojos, porque satanás sabe que un hombre con fuerzas pero sin visión no puede llegar a ningún lado. Así que saca tus ojos de donde los tienes.

El diablo quiere quitarte tu visión. El diablo sabe que dónde pongas tus ojos ahí pondrá luego tus pies y él lo quiere evitar. Si tú cerebro está contaminado ¿A dónde te llevarán tus pies? Porque el cerebro es quien le da la orden a los pies para que actúen.

Tienes que llenar tus ojos y vida con la palabra de Dios. No puedes seguir extraviado dentro de la iglesia.

¿Con qué vas a limpiar tu mente? ¿Tus ojos? ¿Tu corazón? ¿Tu vida? Con la palabra de Dios, pero no solo leyéndola, también guardándola y viviéndola. Si estás perdido dentro de la iglesia es porque no estás lleno de la palabra.

¿Acaso ignoras que eres el templo de Dios? Sí eres templo todo lo que está adentro de ti debe estar Santo y consagrado para él. Piensa, si eres el templo del Espíritu Santo ¿Qué estás metiendo dentro de ese templo?

Por medio de las redes sociales los cristianos se estás cautivando, y el sistema le dice que está bien, lo está romantizando y el pueblo de Dios cree que es así.

Renuncia a la ceguera de tu entendimiento. Unos ojos en el lugar equivocado enceguecen la visión espiritual. Y luego se duerme espiritualmente. Un entendimiento enceguecido no puede ver lo espiritual, y cuando Dios se aparece no lo reconoce.

Entendimiento y corazones enceguecidos por medio de lo que ven.

El pueblo vive ciego porque vive de TikTok y redes sociales, cautivos, presos con lo que ven y confundidos, no reconociendo a Dios al hablarle por estar ciegos.

Lo peor que puede existir es un ciego creyendo que ve.

El diablo quiere incapacitarte. La incapacidad espiritual no te permite vivir la vida de Dios.

La persona incapacitada vive de apariencias, fingiendo una vida de mentira pero no con una vida restaurada por Dios, fueron motivados a cambiar por las emociones e impulsos pero no por un redargüir  del Espíritu Santo. Por eso, al tiempo vuelven a caer en el mismo hueco. Solo Dios puede cambiar verdaderamente una vida.

Le sacaron los ojos a Sansón porque el cabello que le cortaron volvía a crecer pero los ojos no le iban a volver a salir.

Que tus ojos espirituales sean abiertos en el nombre de Jesús. Y que comiences a despertar para que ya no veas a tus enemigos sino a todos los ángeles que están resguardando tu vida.

Que en tu vida no haya cambios temporales sino radicales. Saulo se cayó del caballo persiguiendo a Jesús y al levantarse Dios cambió su visión. Quien no renueva su vista nunca podrá ser otro, quien quiera cambiar su vida sin buscar a Dios es solo mentira. El encuentro que tuvo Saulo con Jesús no solo cambió su vista, sino también lo de adentro, para así convertirse en el siervo de Dios que el padre necesitaba.

‭Efesios 4:23 NTV‬‬

[23] En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. [24] Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo.

Las actitudes no pueden cambiar sino cambias tus pensamientos. La renovación de adentro sucederá cuando cambies lo que ves.

Vas a saber cuál es la voluntad de Dios en tu vida cuando renueves tu mente.

‭Romanos 12:2 NTV‬‬

[2] No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

No puede haber una persona nueva pensando lo mismo. No serás nuevo hasta que Dios no renueve tu mente.

La renovación no es para quedar igual, tiene que subirte de nivel. ¿Quieres seguir igual o ser cambiado? Escudriña la palabra, léela y busca de Dios. Y renuncia a toda herramienta que no te ayuda sino que te mantiene cautivo y ciego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicar un comentario