Redimidos

Levítico 17:11 RVR1960

[11] Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.

 

Jesús eliminó tu culpa y padeció los castigos por el pecado. Así eliminó el efecto del pecado sobre tu vida.

 

Alguien pagó el precio por ti.

 

Debes apoderarte de esto, que pasaste de muerte a vida, que cuando aceptaste a Jesús en tu corazón algo cambió. No es ir a una congregación es una vida que manifieste que fuiste libre del pecado. Todos efecto del pecado quedó eliminado por el poder de su sangre.

 

En el huerto del Getsemaní empezó el trabajo de la redención.

 

Una de las estocadas que el diablo había hecho fue quitarle el jardín del edén al hombre para que no pudiera ser prospero.

 

Cuando tú clamas la sangre de Jesús sobre algo, el diablo queda inoperante. La sangre de Jesús tiene el poder de acabar con todo efecto diabólico en dónde esté.

 

No eres deudor del pecado, Porque Jesús te libró de ello, Él pagó por ti.

 

Hebreos 12:24 RVR1960

 

[24] a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

 

La sangre de Jesús cumplió a cabalidad con todos los requerimientos de la ley para hacerte libre hoy.

 

La sangre de Jesús fue tan pura y santa que desde que empezó a salir de su cuerpo el poder de la redención empezó a activarse.

 

  1. Lucas 22:44 RVR1960

[44] Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

 

Génesis 3:17-19 RVR1960

[17] Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. [18] Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. [19] Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

 

Toda maldición que había arropado al hombre como consecuencia del pecado de Adán fue cortado por la entrega y agonía que vivió el Señor Jesús. Vino a causa tuya para que tú fueras productivo, la sangre de Jesús rompió el efecto.

 

Clama la sangre de Jesús sobre todo lo que hagas y emprendas, porque su sangre rompió con todo efecto de maldición.

 

Toda falta de progreso, de prosperidad, de resultados, toda esterilidad, quedó abolida por la preciosa sangre de Jesús. A partir de hoy no te permitas que todo trabajo que hagas sea infructuoso. Toda falta de progreso y de resultado se rompe en tu vida.

 

Gotas de sangre rompieron con la maldición y la tierra te tiene que responder y dar el fruto por el cual has trabajado y te has esforzado.

 

  1. Mateo 26:63-67 RVR1960

[63] Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. [64] Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo. [65] Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha blasfemado! ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? He aquí, ahora mismo habéis oído su blasfemia. [66] ¿Qué os parece? Y respondiendo ellos, dijeron: ¡Es reo de muerte! [67] Entonces le escupieron en el rostro, y le dieron de puñetazos, y otros le abofeteaban,

 

Jesús fue golpeado en la cara para recuperar y restaurar tu gloria personal. No permitas que satanás te entristezca recordando todo lo que hiciste en el pasado, hoy se rompe en el nombre de Jesús. La sangre de Jesús es aplicada en tu vida para recuperar la gloria personal y anular todo efecto del mal sobre tu vida.

 

La sangre de Jesús vale más que un maquillaje, porque el no transforma tu cara sino tu corazón. Toda tristeza se va de tu vida, y todos verán que algo paso en ti porque tú rostro es diferente.

 

Isaías 50:6 RVR1960

[6] Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro de injurias y de esputos.

 

El honor y el respeto en la vida de un judío era la barba y se metieron con ella para avergonzar a Jesús. Lo pasó por ti, no se le escapó nada para cuidar con tu presente y porvenir.

 

Las personas le dedican tiempo a su rostro y cuerpo para tapar lo que es ocasión de vergüenza para ellos, pero Jesús te hizo libre de eso.

 

Muchas cosas pueden ser tapadas por ropa, pero la vergüenza mental no puede ser tapada.  Muchos cargan con un peso que no puede llevar. La vergüenza es un espíritu que te acusa y te entierra. Para todo espíritu contrario al Espíritu Santo, hay una sangre poderosa.

 

A Jesús le arrancaron la barba para restaurar tu gloria.

 

La sangre de Jesús te hizo libre.

 

  1. Mateo 27:26 RVR1960

[26] Entonces les soltó a Barrabás; y habiendo azotado a Jesús, le entregó para ser crucificado.

 

Isaías 53:4-5 RVR1960

[4] Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. [5] Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

 

Cuando clamas la sangre de Jesús toda maldición generacional se rompe.

 

No hay ningún área de tu vida que Jesús haya dejado por fuera, Él pagó por todo.

 

La tierra tiene que darte lo que tú demandes sobre ella, la tierra no podrá dar cuando quiere y como quiere, debes dar orden a toda la parte financiera y la tierra te obedecerá.

 

La sangre de Jesús te libero de la estrecheces, de la escasez, de la miseria. Cuando Dios manda hasta el diablo obedece.

 

  1. Mateo 27:29 RVR1960

[29] y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!

 

Proverbios 10:15 RVR1960

[15] Las riquezas del rico son su ciudad fortificada; Y el desmayo de los pobres es su pobreza.

 

Muchos viven desmayados por lo que necesitan y se nota en su semblante. Y eso no los puede controlar.

 

Las circunstancias no puede acabar con tu fe, conecta tus pensamientos y tu boca con la palabra para que lo que tú digas y proclames atraiga lo que necesitas del cielo, no te dejes controlar por la necesidad. A Dios no le gusta que no confíes en Él, si tú oraste sigue en fe y no desmayes.

 

Jesús restaurar tu gloria financiera y la pobreza quedó destruida.

 

Tu eres libre de todo espíritu de pobreza en tu mente.

 

  1. Mateo 27:35 RVR1960

[35] Cuando le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes, para que se cumpliese lo dicho por el profeta: Partieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.

 

Si tu relación con Dios es mediocre no puedes tener equilibrio espiritual. La relación con Dios es la turbina para la productividad. Lo primero que debes reparar es tu relación con Dios.

 

A raíz que el hombre pecó se rompió todo lo bueno que Dios le dio. Debes restaurar tu relación con Dios para que puedas recuperar toda bendición que el Señor dio al hombre en el Edén.

 

No puedes tener una vida infructuosa.

 

Las manos representan tu trabajo, los pies tu destino.

 

Salmos 37:23 RVR1960

[23] Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino.

 

Dios va a ordenar tus pasos y establece tu destino. No puede irte mal si Dios ordena tus pasos y aprueba tu camino.

 

Los clavos en sus pies y en sus manos fueron para equilibrar tus pasos.

 

Si Dios ordena tus pasos ni tormentas, ni vientos huracanados podrán rumbarte porque Él te mantiene de pie.

 

Que Dios ordene tus pasos y que tus caminos estén aprobados.

 

La improductividad, proyectos fallidos y destino abortado lo recuperas y te estableces en el camino por Dios en tus vidas, si te estableces ahí todo lo que hagas tendrá éxito y llegarás a tu destino.

 

  1. Juan 19:34 RVR1960

[34] Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

 

Espíritu, alma y cuerpo quedan libres con la sangre de Jesús, y esa sangre rompe con todo maldición generacional.

Publicar un comentario