Recuperando lo perdido

 

Se empezará a recuperar lo perdido.

Hay que dejar el pasado atrás.

¿Sabías que el hombre no ha podido restaurar a un hombre caído?

Porque cuando el primer hombre de la creación cayó, nadie lo pudo restaurar, solo Dios mismo, dijo “Me tengo que valer de otro hombre”. Hay personas que cuando están tan caídos van a otro hombre, y no puedes valerte de otro hombre para ser restaurado. Dios tuvo que mandar a su propio hijo para restaurarlo porque era el único perfecto que podía hacer lo que otro hombre no podía.

Dios viene a restaurar todas las cosas, será restaurado como al principio.

Hay personas que no hayan como encontrar lo que perdieron. Pero el único que puede sacarte del hoyo es Dios. Muchos te quieren mantener en el pasado, pero Dios llegó.

Hay personas que quieren vivir un presente pero con un pasado, y mientras tienes tu presente con un pasado no puedes caminar a un futuro.

No te acuerdes de lo que pasó ayer, no dejes tu mente con memoria del pasado, hoy va a ser restauradas muchas cosas.

Muchos quieren ser tan sabios y entendidos que creen que los que están hechos de barro y del polvo no pueden caer, sin embargo Dios tiene que sacar la humanidad del hombre para que la gloria de Dios no sea para nadie más, sino para el Padre.

No puedes estar cerca del que está dormido porque te va a apagar, enciéndete y enciende a ese dormido.

¿Crees que debes reconocer que haz perdido algo de Dios?

Quien restaura la autoridad caída no es el hombre, es Dios.

Hay 5 cosas que vas a recuperar en Dios, dominio, autoridad, ser en Cristo, haciendo en Cristo, alcanzando en Cristo.

En la palabra de Dios hay palabras que tienen hasta 3 cumplimientos. Que han pasado, están pasando y que van a pasar.

Hay personas que sirven y dan tanto en el servicio a Dios que se le pierde el hacha, pero resulta que a toda hacha extraviada le va a llegar su dueño.

Todo los talentos, habilidades, poder, gracia, unción que tienes en Cristo son prestadas.

‭2 Reyes 6:1-5 RVR1960‬‬‬

[1] Los hijos de los profetas dijeron a Eliseo: He aquí, el lugar en que moramos contigo nos es estrecho. [2] Vamos ahora al Jordán, y tomemos de allí cada uno una viga, y hagamos allí lugar en que habitemos. Y él dijo: Andad. [3] Y dijo uno: Te rogamos que vengas con tus siervos. Y él respondió: Yo iré. [4] Se fue, pues, con ellos; y cuando llegaron al Jordán, cortaron la madera. [5] Y aconteció que mientras uno derribaba un árbol, se le cayó el hacha en el agua; y gritó diciendo: ¡Ah, señor mío, era prestada!

Por quedarte vas a disfrutar del mejor vino.

El Señor te pregunta que dónde se te cayó el hacha, no que no sirve, no que no puede hacer nada, sino que dónde se te cayó.

Muchos quieren restregar el error de otros en su vida, pero Dios pregunta es dónde se cayó el hacha.

Dios viene a decir que lo que ningún hombre puede restaurar el mismo lo va a restaurar y levantar.

El hacha que era prestada, el Señor la recuperó. Es irrevocable lo que el Señor dice, anuncia y decreta.

‭2 Reyes 6:6-7 RVR1960‬‬‬

[6] El varón de Dios preguntó: ¿Dónde cayó? Y él le mostró el lugar. Entonces cortó él un palo, y lo echó allí; e hizo flotar el hierro. [7] Y dijo: Tómalo. Y él extendió la mano, y lo tomó.

Todo lo que se perdió será recuperado, porque toda hacha, así sea prestada de Dios, tiene dueño.

Nadie puede usurpar o tomar el lugar que no le corresponde.

Necesitas recuperar lo que se te ha perdido. Dios no te ha quitado autoridad ni dominio, Dios viene a decirte “¿Dónde la dejaste?” porque él quiere recuperar por ti lo perdido.

No critiques la caída de nadie, porque los demonios que fueron asignados para tumbar a esa persona te pueden tumbar a ti también.

Dios dice en su palabra que él hace toda las cosas nuevas, así que ¿Quién eres tú para recordar el pasado de alguien?

Dominio, autoridad, ser en Cristo, haciendo en Cristo y alcanzar en Cristo, eso recuperarás.

No mires hacia el resultado, sino lo que está pasando para alcanzar ese resultado. El resultado va a hablar solo.

Todo el que se humilla Dios lo levanta, todo trigo que cae en la tierra sabe dar su fruto a su tiempo.

Hay muchos que se enfocan tanto en el servicio que no sabe dónde cayó el hacha.

Dios siempre está en el mismo lugar para restaurar y hacer en ti, aunque lo ignores, aunque olvides que el puede restaurar, rescatar y volver a hacer.

Hay muchos que olvidan que son solo hombres y que tienen que depender de Dios para seguir adelante.

Hay muchos que olvidan la obra de Dios y hay otros que se enfocan tanto en la obra que se sofocan, se desgastan y llegan a desenfocarse.

Hay muchos hombres de Dios que se han enfocado en bendecir a otros y han perdido su propia hacha, pero el dueño del hacha la va a recuperar y le va a dar el doble.

En tu vida espiritual los ataques, enfermedades, problemas han hecho que te desanimes y te canses. Y yendo a la congregación no tienen aún gozo o paz, es porque el filo del hacha se ha perdido.

Por tu descuido espiritual se van perdiendo muchas cosas en el Señor. Dios llegó para despertar lo dormido y a rescatar lo perdido.

Lo que fue no va a ser lo mismo, va a ser aún mayor.

La unción que viene es para hacer mayor el postrer estado que había. No va a ser lo mismo, va ser algo nuevo.

Sí fuiste fiel en la circunstancia serás bendecido en lo mucho.

Cuando Dios decide hacer algo, la tierra cree que lo va a hacer en años y en meses, pero Dios aceleró los tiempos y es hoy qje lo hará.

Dios no vino a recordar tu pasado, sino a establecer el futuro glorioso que va a determinar hacer contigo.

Hay gente que en su naturalidad quiere hablar por el tiempo de Dios, pero el tiempo de Dios no es la del hombre. Y viene a recuperar lo perdido.

En el espacio del hombre él quiere determinar el tiempo de Dios, pero el mismo Dios vino a Determinar su tiempo en ti. Para el que cree todo le es posible.

Hay personas que han perdido el tiempo de Dios por niñerías y por no ir a la congregación, y el Cairo de Dios visitó el lugar y él no estaba. Y resulta que no cumplen su propósito por no estar en el lugar asignado cuando el Cairo de Dios llegó.

En el tiempo oportunidad de Dios revivirás.

Cuando viene la visitación de Dios hasta el que se creía que no podía cambiar es cambiado.

Será restaurada la presencia del Espíritu Santo, y hay que cuidarla. Hay que apartarse de todo lo que a Dios no le agrada. Su presencia es tan delicada que hay que apartarse de todo lo que a él no le agrada.

Será también restaurada una adoración genuina, en espíritu y verdad, para agradar a Dios. Prepárate para ver la manifestación de Dios por medio de la adoración genuina que va a salir de tu corazón.

La oración verdadera será restaurada, por medio de una oración militante, no de queja ni de llanto, sino de batalla. Levántate porque tus armas no son carnales sino espirituales para destruir fortalezas. Se levantará en ti una oración militante para destruir toda obra del diablo.

Corazones contritos y humillados volverán, para que la presencia de Dios caiga de nuevo a su vida.

‭Hageo 1:7-8 RVR1960‬‬

[7] Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos. [8] Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová.

Hay que buscar madera para redificar el diseño de la casa. Sube, porque con tu manera se va a redificar está casa para que Dios se manifieste.

Sube con tu oración, con tu servicio, con tu entrega para redificar. Redifica las brechas que se abrieron.

Cuando el hombre y la mujer de Dios obedecen a la palabra profética no hay batalla que no puedan ganar por más grande que sea el ejército contrario, porque lo que le dará la victoria es reconocer el Dios Todopoderoso que tienen.

Escucha, calla y obedece.

En el fuego de Dios el que no está preparado se vuelve loco.

Cuando el cántaro se rompa, el cántaro de tu humanidad, de tu problema, de tu carnalidad, va a salir el fuego de Dios en ti para que la excelencia no sea de ningún hombre.

El mismo que te hace pasar por el proceso, es el mismo que se encargará de levantarte.

‭Oseas 6:1-2 RVR1960‬‬

[1] Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. [2] Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él.

Al tercer día sucedieron muchas cosas en la biblia, como que Jonás fue sacado de la boca de la ballena, al tercer día el rey Saúl recuperó sus asnas, al tercer día Jesús hizo el primer milagro de su ministerio, al tercer día Jesús resucitó, al tercer día todo los que están muertos tendrán vida. En el tercer día hay vida.

Antes que venga lo nuevo debes pasar por los días de muerte. Tu tercer día de resurrección viene.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicar un comentario