No seremos igual

Señor en esta mañana invocamos la presencia del Espíritu Santo en esta casa y en nuestra vidas, la presencia de tu Espíritu en nosotros, porque donde llega el Espíritu Santo hay cambio y transformación. Porque nada puede soportar el poder de Dios. Donde está ese poder no hay maldición que pueda mantenerse, donde está el poder hay libertad.

 

Toda maldición que fue dirigida a esta iglesia y a tu familia, creyendo en la palabra de Dios, declaramos que se romperá y se hará visible con cada uno de sus integrantes conforme a tu palabra.

 

Se rompen las cadenas, las ataduras, toda maldición ahora se rompe, y nada se puede ni se va a resistir.

 

A partir de hoy esta iglesia va a comenzar una libertad y Dios nos va a llevar a otro nivel aceleradamente. Declaramos que se hace visible la bendición, el bien, la prosperidad, sobre cada casa, familia, trabajo, corazón y vida espiritual. No seremos igual.

 

Ninguna maldición, ninguna potestad, todo lo que el diablo ha querida hacer no soportará el poder del Espíritu Santo que está en ti. Nada se puede resistir a su presencia.

 

El Espíritu Santo te ungió, así que dónde llega declara esta palabra. Ningún ataque en contra de ti, ni palabra de maldición  prosperará, ahora mismo la condenamos toda lengua que ha querido dividirnos, maldecirnos, el diablo se equivocó de familia porque el Espíritu Santo llegó.

 

Publicar un comentario