Necesitamos al Espíritu Santo – Parte II

No permitas más personas a tu alrededor llevándote a donde quieren, el mismo Espíritu Santo te dirá si ir o no. A veces quieres estar en lugares donde el Espíritu de Dios hace rato que se fue. No todo el que hable de Dios tiene a Dios. Hay gente perdiendo lo que tenían de Dios por estar escuchando voces incorrectas. La persona que se la pase con un insensato en insensato se convierte, el que anda con sabio en sabio se convierte. No puedes estar con alguien que no tenga nada que darte en su vida.

El Espíritu Santo es quien te redarguye, es quien te convence, Y si no lo tienes eso no puede pasar. Es quien te hace sensible, cuando nos alejamos el corazón se endurece y hacemos lo que queremos y no lo que el Padre quiere. Aún estando en los lugares que dices que Dios te envió, y él no te envío y tampoco te respaldó.

Cuando estás con personas que no quieren a Dios en su vida sales leudado de ese lugar.

No dudes de lo que tienes que hacer, porque cuando estás con el Espíritu Santo tu tienes la seguridad de lo que tienes que hacer.

La iglesia está llena de optimismo y eso no es fe. Es más fácil estar lleno de optimismo que desarrollar y trabajar la fe. Pero cuando venga la tormenta esos pensamientos de optimismo no te ayudarán, quien te va a ayudar es el espíritu de fe que te lo da es el poder del Espíritu Santo, y eso sólo se obtiene con santidad y una vida de oración. Te llenas la vida y callas tu conciencia viendo prédicas de mujeres y hombres de Dios por las Redes Sociales, pero sin una vida, por lo que tienes una vida y una palabra de optimismo y positivismo que no hacen nada, no te sacan del problema, porque sólo lo puede hacer el poder del Espíritu Santo. Y lo obtienes por medio de la oración, ahí es donde encontrarás la ayuda en el día malo.

No te llenes de optimismo. La fe nace de una vida de oración, eso no lo puedes suplantar con nada. El optimismo va a hacer que hagas las cosas por carne porque no salió de un tiempo de oración. Lo que nace de la carne, carne es y el sistema se lo lleva. En cambio que lo que sale de las rodillas nada lo podrá tumbar porque el mismo Dios lo estableció, eso es construir en una roca.

No te conformes con saberte un versículo, ser cristiano es tener una vida mayor que la de los demás.

Vivimos alrededor de personas que quieren vivir  cambiando a otros sin una vida cambiada en ellos.

 

Hechos 10:38

38 cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

 

Queremos ser como Jesús porque es nuestra meta, ser su discípulo, pero en nuestra humanidad queremos ser como Jesús pero sin una llenura de Poder, eso nos va a hacer fracasar, porque querer ser como Jesús sin tener el poder nos va a frustrar. Porque lo que nos va a llevar a vivir una vida diferente es el Espíritu Santo de Dios que lo llevó a hacer el bien. Sin el Espíritu de Dios todo lo que hagas es carne. No te conformes con saberte un texto bíblico, es vivir haciendo el bien como Jesús.

Debes pasar a un nivel más allá. El evangelio no es sólo lo que Jesús hizo y hará por ti, no puedes vivir con romanticismo, optimismo, ni poemas, necesitas el Poder de Dios para levantarte, para sanarte, para santificarte.

Sí no pides la intervención del Espíritu Santo en tu vida la determinación no será suficiente para no caer. Necesitas del Poder de Dios y su intervención para salir de ahí.

No puedes, tienes razón, sólo te puede ayudar el Espíritu Santo, que te levanta y además te redarguye de pecado.

¿cuándo fue la última vez que sentiste remordimiento por hablar de alguien o por hacer lo malo? Cuando criticaste a alguien por hacer lo malo en vez de orar por él y ayudarlo. Ese es el poder del Espíritu Santo, el amor de Dios derramado en tu vida por medio de su Espíritu.

Es necesario que el Espíritu Santo te enternezca otra vez. No lágrimas de frustración sino de orar por otros.

El Espíritu de Dios primero te cambia a ti. No puedes pedirle cambio a otros cuando no eres testimonio, eso llena de odio a otros hacia el evangelio.

Sí tu estás lleno del Espíritu Santo el también te llena de fuego, y fuego es pasión por él y todo lo que de él se trata.

Él es suficiente.

Lucas 3:21

21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió,

Algo va a suceder en tu vida cuando empieces a tomar la oración en serio. No es cuando tengas tiempo, cuando puedas, cuando te provoque, es en todo momento, tu casa debe ser llamada casa de oración.

Ahí el cielo se abrirá, y cuando eso suceda va a empezar un cambio verdadero, todo lo que está seco va a recibir vida en tu vida. Los cielos no se le abren a gente que no ora, intensifícala.

Cuando dejas de orar empiezas a ser debilitado de adentro hacia afuera. La oración es lo que le da vida a la vida espiritual, por eso el diablo quiere sacarte de ahí.

¿cuál es tu necesidad en este momento? El cielo se está abriendo pide y abre tu boca. Dios quiere darte lo que necesitas.

La vida de nuestro Señor Jesús empezó a ser más excitante y poderosa desde ese momento.

Hoy el Señor te sube a otro nivel de intimidad y búsqueda, ahí podrás verlo y escucharlo.

Orando es que el cielo se abre.

Tu eres su hijo amado, por eso vino hoy a tu encuentro y a darte lo que necesitas.

No te desesperes cuando atravieses un desierto, el Espíritu Santo te va a promover en medio de él, a una nueva llenura y a un nuevo nivel de búsqueda. El Espíritu de Dios a provocado un desierto para llevarte a un nuevo nivel, el cielo se te va a abrir.

No creas que la circunstancias es porque Dios se apartó de ti, los desiertos de Dios te suben de nivel y te llevan a la búsqueda que no tenías. Ahí siempre ha estado, pero quería sólo que tu lo supieras.

Hasta que no venzas tu tentación personal no podrás subir al próximo nivel. El diablo te va a ofrecer lo que te va a hacer caer y retroceder, pero el que está lleno del Espíritu Santo no cae. No vendas tu nuevo nivel de unción, el Espíritu te dará las fuerzas para vencer la tentación, pero debes orar.

El problema no te va a decir cuándo va a llegar, así que debes prepararte para ver que sale de ti cuando llegue. Y si te das cuenta que sale lo malo, reconoce ante Jesús que necesitas más de él.

A veces el desierto Dios lo usa para que te vuelvas a enamorar. Cuando lo perdiste a él fue cuando perdiste lo demás.

El camino del Poder está lleno de oración. Debes orar. Pide el bautismo con poder.

Publicar un comentario