Mi conexión con Jesús Parte II

Ser cristiano o evangélico no es una frase, es una transformación de vida. Los que se van con Dios no son los que están adentro de cuatro paredes de una congregación ni los que están afuera, se van los verdaderos discípulos.

Juan 15:2-3

Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

La palabra se refiere a los discípulos, pero no a los 12, sino sólo los que estaban limpios.

¿por qué Jesús saca de lo natural para enseñarnos? Las ramas, la vid, los pámpanos, porqué somos similar a ellos, debemos dar frutos. Si estás injertado en la rama debes dar frutos, no puedes secarte. Si estás en una iglesia que no estás recibiendo el agua y la sabia te estás muriendo, y puedes estar en una que si hay agua y sabia pero también te puedes estar secando, es cuestión de decisión, de buscar a Cristo.

Todo árbol debe saber que debe dar frutos. Sino estás dando, preocúpate.

Si Cristo viene hoy ¿en dónde abrirás los ojos?

Todo pámpano que no lleva frutos los cortará. Hay unos que son infructuosos, que hablan lenguas sin el bautismo, que profetizan sin el Espíritu Santo, que hablan la palabra sin vivirla.

¿Cómo saber si eres discípulo de Cristo? Porque hablas distinto, porque vives distinto, porque caminas distinto, porque no eres igual a otros.

Todo pámpano infructuoso Dios mismo lo quita. Sería muy triste que cuando Jesús venga a buscar frutos no los encuentre.

Cuando empiezas a vivir la vida equivocada hablan mal de Jesús.

Puedes vivir como profesante, que son personas que un día confesaron a Cristo, pero después de 10 años no han tenido fruto alguno. ¿Qué dice que eres creyente, que lo dices o que lo vives? Decirlo no es suficiente. Por sólo tener una confesión externa y no una conexión con la vid no recibes sabia, por lo tanto te secas.

¿Cuántos evangélicos viven justificando su condición? En vez de vivir su verdad y dejar limpiarse con la palabra, viven pisotean la sangre de Jesús diciendo que de nada sirvió su sacrificio. Justificando su condición y tapando el pecado y su condición con excusas. Si el evangelio no te cambia, nada lo hará.

No hay nada más triste que vivir en 4 paredes creyendo que cuando Cristo venga te vas.

A estos que andan con ese lenguaje, los recogen y los echan al fuego. El Padre los arranca de Jesús y por no servir los lanza, porque el que no está conectado no recibe sabia para vivir, por lo tanto se seca.

No es permanecer haciendo tu voluntad y lo que te da la gana, es permanecer en la vid, en obediencia y temor a Dios, para hacer su voluntad ¿a caso haz visto rama caminando sin la vid? ¿haciendo lo que ellas quieren?

Se está vendiendo la salvación, los testimonios, la palabra de Dios ¿a caso hay más poder que el de Dios para venderlo? El evangelio se ha modernizado tanto que no es necesario que el diablo visite las iglesias porque tiene dominios de muchos adentro.

Obstínate de parecerte a los otros evangélicos. Que te de asco sus pecados y los tuyos.

Mateo 13:41-4241 Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, 42 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Cristo no quiere que te pierdas.

Otros viven como referidos o verdaderos carnales y ociosos.

1 Corintios 3:1

De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.

No todo el que esté en un templo es cristiano. Pablo les dijo claramente que todo lo del mundo estaba adentro de la iglesia, sin temor y sin fidelidad a Dios. Por lo tanto los tuvo que corregir. Pablo los vio como unos recién nacidos. Raquíticos y desnutridos espirituales, con conocimiento pero no con alimentación. Si Pablo les llevaba el alimento que realmente llevaba, se iban a morir.

¿Por qué sales bravo cuando te dicen la verdad en la congregación y no te pones bravo con el diablo y el pecado que sigues teniendo en tu vida?

1 Pedro 2:7-8

Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen,

La piedra que los edificadores desecharon,

Ha venido a ser la cabeza del ángulo;

y:

Piedra de tropiezo, y roca que hace caer,

porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

Si no entiendes al mensajero, el mensaje se da pero tu no recibes bendición. Por rechazarlo rompes el puente con tu conexión.

Hay un estancamiento y una vida infructuosa.

Dios trae una disciplina drástica con todos aquellos que no están dando frutos. Pero es necesaria su disciplina, no la del hombre, porque el amor disciplina con su amor y no con el de Dios. La del hombre disciplina para mantenerlos en el lugar, Dios para cortarlos.

1 Corintios 12:30

30 ¿Tienen todos dones de sanidad?, ¿hablan todos lenguas?, ¿interpretan todos?

La Biblia no puede dar testimonio de ti porque no la vives.

La promesa a todos los pámpanos fructíferos es que los poda para que den más.

¿Estás pasando por procesos, te duele, no entiendes? Es porque Dios está pasando la tijera, de acuerdo al propósito de Dios contigo, serás cortado. No busques entenderlo, no hables ni reniegues porque las matas que están dando frutos, no hablan.

Ningún infructífero verá frutos en las matas que Dios está podando. No escuches a infructuosos. No prestes oídos a los que no están dando frutos. Los infructuosos siempre tendrán algo que decir.

Publicar un comentario