La clave de la multiplicación

¿Quieres que tú multiplicación sea más efectiva?

Cómo número uno debes dar gracias en todo momento a Dios. La situación sea buena o mala debes dar gracias, este la despensa llena o vacía, en todo momento debes hacerlo. Da gracias porque hay, y cuando no hay también porque tienes la promesa de Dios de que mañana tendrás.

Cuando los discípulos estaban en medio de la tormenta se asustaron porque pensaban que Jesús era un fantasma. Sin embargo, cuando vieron que era Jesús, Pedro le dijo, “mi Señor si eres tú, permíteme llegar a ti”, pero al caminar la tormenta lo desenfoco y se empezó a hundir. Así pasa con nuestra vida, en medio de la circunstancias nos hundimos y desconfiamos. Pero así como pides que Dios te tome, confía para que se haga vida.

1 Tesalonicense 5:18

18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

1Corintios 4:20
20 Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.

Sí tu te haces llamar hijo y ser parte del Reino de Dios debes vivir como tal, decláralo; porque tu palabra da vida o muerte. Que tu declaración sea creyendo, que la duda no te invada. No te dejes hundir.

Romanos 4:16-17

16 Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros 17 (como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.

Esa promesa no sólo era de Abraham; nosotros también somos hijos y descendencia de él, por lo tanto es para nosotros.

Declara a lo que está muerto que tenga vida, si creemos como Abraham sucederá.

La fidelidad a Dios es algo también importante. Ser fiel al dar tus ofrendas, es darle de lo que él te dio en todo. Dios no se olvida de darte tu provisión, así como él es fiel se tu fiel. En las malas él te suple, se fiel cuando tienes, se llama obediencia.

Dios debe ser el primero en nuestras vidas; en todo tiempo y momento, de tu fidelidad viene tu bendición.

Sí en el momento malo esperas que Dios supla, pero al pedirle acudes a tu familia para pedir prestado, debes preguntarte ¿realmente quién es tu Dios?

Fidelidad, obediencia y confianza son la garantía de que suceda.

Publicar un comentario