Entrega tus cargas a Él

Entrega tus cargas a Él

 

Si dices que tienes un Dios grande no puedes alabarlo con congojo o como si no estuvieses convencido de su grandeza, a Dios se alaba con todo.

 

Filipenses 4:6

 

Dios aquí en su palabra te está diciendo que no te preocupes tanto por lo que necesitas. Si te has sentido cansado, afanado o preocupado por lo que te hace falta, Dios te dice por medio de su palabra que no te afanes, que lo que pidas en oración dando gracias porque el te lo va a dar, lo recibirás.

 

Que el tiempo que tardes quejándote o murmurando, lo inviertas para orar, esa oración va a ser instantánea y te dará lo que necesitas.

 

Nos preocupamos en pensar más por lo que falta que en lo que Dios va a hacer.

 

Que se vaya la preocupación, la carga, la cautividad en la que el diablo ha querido mantenerte para hacerte creer que tu Dios grande no hará.  Debes preocuparte en orar porque es pedir orando ahí es que sucederá.

 

No te afanes por no ver las cosas inmediatas, debemos dedicar más a la intimidad con Dios para que sucedan las cosas. Dedica más tiempo en intimidad con él para que suceda lo que tanto esperas, porque ahí es que las cosas se hacen posibles, en el tiempo de oración e intimidad con Dios.

 

Tu boca y labios tienen poder, si tú enfrentas esa situación con alabanza vas a desconcertar al diablo, él lo que quiere es desesperarte para que no creas lo que tú Dios puede hacer, pero alaba y ahí no tendrá más nada en sus manos que pueda hacer.

 

Echa tu ansiedad sobre él para que cuide de ti.

 

Créele a Dios porque su palabra no cambia, no se vence, permanece para siempre.

 

Que tus peticiones sean presentadas ante él para que encuentres solución.

 

¿qué sientes en tu corazón y qué has estado pensando? La paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento llega a tu vida hoy y todo pensamiento, depresión, opresión y problema se disipa y Dios hace todo posible.

 

¿No puedes con ese problema? Échalo sobre él, porque él es tu paz.

Publicar un comentario