El que está contigo es mayor

El que está contigo es mayor que todo lo que te sucede, Él es mayor que las circunstancias, Él es el Todopoderoso.

 

Juan 10:10

El ladrón solamente viene para robar, matar y destruir. Yo vine para que la gente tenga vida y la tenga en abundancia.

 

El ladrón vino a hurtar, matar y destruir, ese es su único objetivo y solo por eso es que toca tu puerta. Él es el único encargado de destruir tu casa, tu familia, él es responsable de causar ruina y escasez. Y muchas veces aunque estás alabando al Señor las circunstancias te roban la fe y terminas creyendo que perdiste lo que Dios te dio.

 

El diablo viene a robarte la palabra de fe, para que creas que estás solo, pero tú estás en Dios y su gozo te fortalece dice la palabra, el enemigo lo que quiere es robarte la fe y que estés llorando, pero eso no es natural, no puedes seguir deprimido, triste, sin paz, porque Él es tu fortaleza.

 

Cuando entiendes que hay una fuerza mayor que vino a quitarte todo el gozo, debes pararte en la brecha y pelear, porque él lo que vino fue a destruir, robar, arruinar pero el que está en ti es más poderoso.

 

Resulta que dónde está Jesús hay vida y abundancia. Y cuando Él está en escena se restituye todo lo que el diablo ha podido quitarte, todo lo que el diablo provocó en escasez, destrucción y ruina, cuando llega Jesús, cambia. El que viene te dará multiplicado lo que te quitó el enemigo. Ahí las lágrimas deben desaparecer, porque el que llega te dará el doble de lo que te quitaron, quiere decir que a ti la abundancia y la multiplicación te va a visitar.

 

Si crees esta palabra todo será posible. Sécate las lágrimas y llénate de gozo. Jesús estaba anotando y sus ángeles sacando la cuenta de lo quitado y ahora llegó el tiempo de restitución.

 

Proverbios 6:31

No se desprecia a un ladrón que roba para calmar el hambre,31. pero si lo atrapan, lo harán pagar siete veces lo que se robó, aunque tenga que dar todo lo que tiene.

 

El que hace lo malo no se queda sin consecuencias. Más aún, el que hace lo malo contra ti, no se queda sin consecuencias. ¿Y sabes cuál es la otra parte de ésto? Que de acuerdo a las consecuencias que vienen para tus enemigos así mismo viene la restitución para ti.

 

Mientras a ti se te iba todo, se te acababa todo, llegaba la escasez y la ruina, había un ángel tomando nota de lo que ibas perdiendo para cuando llegara la restitución, que ahora es 7 veces más de lo que habías perdido.

 

Lo que perdiste no se compara con lo que Dios te restituirá, porque viene 7 veces más para ti.

 

Dios a veces quiere darte más, pero hasta que no sueltes lo que tienes ahora no puedes clasificar para lo nuevo que Dios tiene para ti. A veces te sientas pensando en frustración o tristeza por lo que perdiste, pero hoy Dios te dice que tiene más que eso para ti.

 

Lo que viene para tu vida, para tu casa, para tu familia no lo puede detener nadie. Levántate del banco  de la tristeza y desesperanza.

 

Esto se llama tiempos de restitución.

 

Dios es bueno, es momento de que abras  la puerta y lleves a Jesús a tu casa.

 

Mientras Jesús estuvo en la casa de Martha y María había bendición, pero cuando se fue Jesús murió su hermano. Así pasa en nuestras vidas, cuando empiezan a suceder las cosas malas en tu vida, es hora de que Jesús regrese, empezaron a suceder porque lo dejaste ir.

 

Si quieres cambios permanentes, en tu vida y en tu familia, lleva a Jesús a tu casa.

 

Hoy los milagros empiezan a suceder en tu casa y en tu familia, porque cuando tú le abres la puerta de tu casa a Jesús, todo pasa

Publicar un comentario