El poder transformador de la oración

Proverbios 4:1-18

 

Es momento de reconocer que te  sobran los motivos para alabar a Dios.

 

Estamos conociendo a un Dios bondadoso que quiere que estés con Él.

 

Levántate y ve a la casa del alfarero.

 

Desde pequeños se ha enseñado que orar es hablar con Dios. Pero ña oración debe estar cargada de la intención del corazón. Muchos buscan vivir de una oración vacía y vana, con palabras repetidas, pero esas no tienen efecto.

 

La oración es el medio que Dios dejó para la transformación. Muchos teniendo tiempo siendo cristianos han dejado de ser cambiados y transformados, pero es momento de pensar ¿Cuántas cosas aún necesitas que sean cambiadas en tu vida?

 

Dios sigue siendo Dios. Que Cristo haya llegado a tu vida no significa que hasta ahí es todo. El bautismo no es lo único que se necesita, es un requisito, pero si un bautismo  no genero cambio nada pasó. Muchos al ser bautizados prefirieron irse de nuevo al mundo por no permitirse o aceptar cambiar. Piensan que eso lo es todo, pero debe ir acompañado de un cambio.

 

Ser bautizado es un momento único en tu vida. Hay que morir al mundo y a la carne, para vivir verdaderamente para Cristo. No es decir la palabra célebre “muero para el mundo y vivo para Cristo” pero si vives sin orar y no eres transformado nada pasó. No es un acto mágico, si tu continuamente no oras dejas de ser cambiado.

 

¿Qué pasa con el cristiano dentro de la iglesia? Que solo se aprenden palabras para repetir, pero no han dispuesto el corazón para ello, si es así solo es la repetición de las palabras y transformación.

 

Tiene que haber un alma angustiada que reconozca que para lo que está viviendo solo tiene respuesta en el cielo.

 

Hay cosas que se van a arreglar en tu casa cuando clames a Dios y busques a Dios. No puedes darte el lujo de estar dentro de la iglesia y decir “es que aún me falta mucho” la verdad es que lo que te falta es oración. Por medio de la oración tienes todo y no te falta nada.

 

Es una transferencia de vida, tu le das tu vida y Él te da la suya. Cuando te saliste del tiempo de oración dejaste de recibir su vida. ¿Por qué ves que hay personas aburridas, apáticas, indiferentes dentro de la misma iglesia? Por falta de oración.

 

Quieren que todo cambie, que los cielos se abran y muchas cosas más sucedan pero no oran. La responsabilidad no solo es del pastor, si existe nivel de unción en ellos, pero hay cosas que solo dependen de ti, de la muerte de tu carne, de tu vida, de tu vida espiritual, que ahí irá quitando lo que no es, y poniendo lo que sí es.

 

La oración no es una opción o una sugerencia es una necesidad. Pero no cuando las cosas se ponen difícil es siempre. Primero debes orar antes de hacer algo o tomar una decisión, no cuando tienes consecuencias de ello.

 

Lo más terrible que pasa como creyente es que el diablo viene a atacar con todo y tú no oras. Si te enfermas lo que quiere es matarte. Si el diablo no escatima nada para matarte por qué tu pones obstáculos para no orar.

 

Cuando el diablo ve a alguien que no ora sabe que viene uno sin protección.

 

Ezequiel 22:30

 

La única manera de sobrevivir a los tiempos oscuros que vienen al mundo es orando. La única manera de sobrevivir y que prevalezcas por encima de lo que suceda es orando. El que no ora buscará cualquier cosa en desesperación pero no obtendrá nada porque no es lo que Dios quiere para ti.

 

Dios está buscando un intercesor. En estos tiempos tu eres el intercesor de tu familia, de tu casa, de tu hogar. ¿Necesitas una intervención en tu hogar, en tu familia, en tu casa? Solo podrás ayudarlos orando. Dios mandó a un ángel a tu casa a buscar a una persona que haga un vallado y se ponga en la brecha. Esas brechas que se abren en tu casa y familia son por el pecado. Por eso Dios está buscando a alguien que sea vallado para que haga alguien por ellos.

 

El problema está en qué esa necesidad que tienen ellos la tienes tú. ¿Quiéres que Dios transforme a todos y tener paz? Pues Dios está buscando a alguien  que Ore para que todo suceda, pero resulta que Dios dice “hijo lo tú también te dañaste con ellos”.

 

Mujer, si tú eres el ancla espiritual en tu casa hoy es el día de curar ese dolor que haz recibido del desastre que está sucediendo en tu casa. Dios no puede oír un corazón dañado, Dios te quiere usar y tú eres su herramienta, pero no puede hacer nada por ti porque tienes el corazón dañado. Somos carne, sin embargo, no puedes cruzarte de brazos esperando que alguien vaya a tu casa, cuando tú eres la herramienta para que todo cambie.

 

Muchas cosas están pasando en tu casa y tú familia, pero la pregunta es ¿Qué vas a hacer?

 

No hay nada más terrible que Dios te diga que en medio de ese problema estaba buscando a alguien para que orara y cambiará todo pero tú no lo hiciste.

 

Tú tienes que levantarte hoy mujer, hombre, joven, Dios te va a usar para ordenar el caos que hay en tu casa. Que Dios no siga diciendo que buscó en tu casa y no encontró a nadie.

 

Primero debes sanar tu corazón porque un corazón dolido y lastimado no puede ver la necesidad y levantar al que está caído. El corazón cuando está lleno de dolor se pone ciego, el pecado embrutece el corazón. Dile “Señor limpia mi corazón”, que cuando Dios venga a buscar quien interceda por esa familia te encuentre a ti. Y cuando tú le pidas algo Él no te lo niegue.

 

Dios quiere ayudarte y darte, pero quiere que alineas tu corazón a Él. Dios no tiene compromiso con caprichos sino con sus promesas.

 

Quien deja de orar se muere espiritualmente. Muchos pueden discernir dentro de una iglesia quien ora y quién no. Hay personas que caminan pero están muertos espiritualmente. Si todavía te cuesta dejar el chisme, la murmuración, o estar con personas que se comportan así es porque te falta oración, si oras te repugnaría esos comportamientos y te irías. Es difícil hablar con alguien que espiritualmente está mal, porque lo que le digas lo cambiará o se molestará.

 

El que más ora, es el que más soporta, es el que más restaura, porque Dios se lo da. Si tú nivel de oración no te da la capacidad de repugnar a quien práctica cosas malas te falta oración.

 

Si alguna vez dijiste “muero para el mundo y vivo para Cristo” pregúntate ¿Hoy realmente vives para Cristo? Si Dios llega este fin de semana ¿En dónde te encuentra?

 

¿Cuántos problemas estás viviendo hoy? Es momento de pensar ¿Cuánto oras? La murmuración o contarle a otro lo que te sucede no cambia el resultado, es ir a Dios lo que lo cambia.

 

Muchos saben que el estilo de vida que llevan no le agrada Dios, pero en vez de ir a Dios para ser cambiados no lo hacen porque no les gusta lo que Dios les dice.

 

Si quieres una verdadera relación con Dios necesitas arrepentirte de nuevo. Sin Dios nada puedes hacer. Es momento de dejar los dones y habilidades. Muchos dicen “pero yo salí y lo pude hacer” pero que te haya salido no significa que Dios lo hizo, sino que fueron tus habilidades que lo hicieron. Piensa ¿Oraste antes de hacerlo?.

 

Lucas 18:1-7

 

La oración es una necesidad.

 

Hay una oración que debes empezar a hacer y es “hazme justicia de mi adversario”.

 

Cuando se habla en la historia de la viuda se sabe que era una persona que no podía ser socorrida, que nadie la podía ayudar.

 

Tu oración debe ser continua, como esa viuda con el juez injusto.

 

Si él siendo un hombre injusto atendió a esa viuda por tu inoportunidad. Así debes ser tu con Dios, que ores continuamente y en todo momento. Que no sea solo en medio de un problema y al resolverlo te vas. Es siempre. Tú oración debe ser inoportuna, constante, día y noche. Esta historia es una muestra de cuántas veces debes orar.

 

Lucas 11:1-12

 

Es importante aprender a orar al Padre.

 

Así como cada día necesitas de pan, también cada día necesitas de oración. La oración por más larga que sea no va a cubrir la necesidad de mañana. Cada día necesita su oración

 

La vida en Dios te mueve a restauración. Nadie puede orar odiando a todo el mundo y con molestia con todos. Si tú realmente te encierras a orarle a Dios Él moldea tu carácter. Nadie de la presencia de Dios puede salir molesto y con odio, si sales así te reuniste con la persona equivocada. Dios restaura.

 

La oración enciende a todo el que está frío y apático y saca la lepra que hay en cualquier corazón. Tienes la necesidad de ir al monte para que Dios te cambie. Si ves a una persona con lepra en su lengua, aléjate porque eso se pega. No vaya a ser que la luz que dice que tiene sea tinieblas.

 

La mano de Moisés salió limpia la segunda vez que la metió en su corazón. Porque fue transformado. No importa como entras a esa lugar a donde te encuentras con Dios, lo que importa es como sales. Mientras más en tinieblas te sientes más necesidad tienes que crees un monte Sinaí en tu vida.

 

No te niegues a levantarte de madrugada a orar, no hay una oración más eficaz que ala que haces a esa hora, es cuando los cielos están despejados y la conexión es más eficaz.

 

Todo aquel que pide tiene, sino lo tienes es porque no lo haz pedido. No vas a tener más de lo que oras.

 

Si oras poco tendrá poco, si oras mucho tendrás mucho. La cantidad de lo que tienes es el reflejo de tu oración.

 

La tierra reacciona a la acción de la oración. Cuando oras el cielo reacciona. Muchos tienen el cielo retenido porque no oran.

 

¿Cuántos espíritus te están rodeando o cuántas cosas te hacen falta? No es necesario que llames al pastor o al hermano, Dios hoy te está empoderando para que tú lo provoques.

 

Basta de hablar de lo que te pasa o te falta, debes levantarte a orar, el que no ora se muere.

 

Hay personas bregando con ataduras en su alma y espíritu porque no ora.

 

Mateo 15:19

 

No te permitas ser un cristiano mediocre, que sabes que la oración cambia todo pero no te levantas a orar.

 

Eres responsable de tu condición, si aún tienes ataduras en tu alma o espíritu es porque no oras.

 

Basta de ese espíritu de conmiseración, lo que te pasó, lo que te dijeron, lo que estás viviendo, es hora de moverte.

 

La gente no te hace cosas sino que hace cosas, es tu decisión si te afecta o no. ¿Por qué otro es impuro va a tener impacto en ti? ¿Eso es todo lo que Dios a echo en tu vida? ¿Qué cuando t  molestas quieres matar al hermano que te hace algo?

 

El que ora es siempre movido a compasión, cómo lo hizo nuestro Señor Jesús, porque ve con ojos de misericordia y amor.

 

Hechos 12:1-7

 

La oración abrió el camino entero. Hay personas que necesitan orar para que su familia despierte. No importa la atadura que hay en tu alrededor, la oración va a hacer algo poderoso.

 

No hay impedimentos para la oración.

 

¿Es una cadena? Se va a romper. ¿Es una puerta? Se va a abrir.

 

Si estabas atado para buscar a Dios hoy se rompieron las cadenas. Hay algo que Dios está haciendo y hará hoy. Hay libertad para orar. Todo lo que el diablo había hecho para enfriar tu oración se va.

 

Levántate y vístete que largo camino te resta.

 

Esas puertas que no habías visto abiertas hoy se abrieron, solamente camina.

 

El mar rojo se abrió no porque tenían un botón para eso, Dios le dijo caminen que yo lo abriré, y se abrió porque el pueblo de Israel caminó, es decir le creyó. Ese mismo Dios te abrirá el mar rojo a ti.

 

Hechos 12:10-16

 

Dios ya te dio la liberación, solo tienes que avanzar, caminar, conquistar.

 

Tus enemigos y todo el que se levantó a tu contra se va a quedar con las ganas porque Dios llegó primero.

 

Ellos estaban orando por Pedro y Pedro llegó a la puerta, es decir la respuesta a su oración llegó más rápido de lo que pensaban. Y era porque orando Dios hizo, mientras oras la respuesta va a tocar tu puerta.

 

Lo que sucedió con Pedro también pasará contigo, la respuesta va a tocar a tu puerta. No te angusties, ora, ora y ora, que mientras oras Dios está abriendo las puertas. No hay nada que se pueda detener al poder de Dios.

 

Te vas a quedar atónito cómo todos los que te rodean, no creerás lo rápido que Dios contestará.

 

Hay algo que encender para que lo impuro salga.

 

Y cualquiera que le diga a ese monte o montaña, quítate, sucederá.

 

Deja ya el papel de víctima y ponte el traje de autoridad.

 

Hoy el fuego se enciende.

 

Las respuestas se están preparando.

 

Quizá te encuentras en medio de una sequía pero no te paralices, debes orar.

 

Si los cielos están cerrados debes persistir, que donde no había lluvia va a llover.

 

Si tú oras Dios te va a responder.

 

Hoy se va la apatía, la tristeza, el enfriamiento, todo eso se va con la oración ¿no ves respuesta? Debes orar más.

 

Cuando empiecen a llegar las respuestas te sentirás como los que sueñan. Debes irte convencido que no falta mucho para eso, y entenderás desde hoy que debes es orar, que en dónde necesitas la intervención de Dios, Él te va a responder.

 

 

 

 

 

Proverbios 4:1-18

 

 

El poder transformador de la oración

Líder Mileiddy Ledezma

 

 

Es momento de reconocer que te sobran los motivos para alabar a Dios.

 

 

Estamos conociendo a un Dios bondadoso que quiere que estés con Él.

 

 

Levántate y ve a la casa del alfarero.

 

 

Desde pequeños se ha enseñado que orar es hablar con Dios. Pero ña oración debe estar cargada de la intención del corazón. Muchos buscan vivir de una oración vacía y vana, con palabras repetidas, pero esas no tienen efecto.

 

 

La oración es el medio que Dios dejó para la transformación. Muchos teniendo tiempo siendo cristianos han dejado de ser cambiados y transformados, pero es momento de pensar ¿Cuántas cosas aún necesitas que sean cambiadas en tu vida?

 

 

Dios sigue siendo Dios. Que Cristo haya llegado a tu vida no significa que hasta ahí es todo. El bautismo no es lo único que se necesita, es un requisito, pero si un bautismo no genero cambio nada pasó. Muchos al ser bautizados prefirieron irse de nuevo al mundo por no permitirse o aceptar cambiar. Piensan que eso lo es todo, pero debe ir acompañado de un cambio.

 

 

Ser bautizado es un momento único en tu vida. Hay que morir al mundo y a la carne, para vivir verdaderamente para Cristo. No es decir la palabra célebre “muero para el mundo y vivo para Cristo” pero si vives sin orar y no eres transformado nada pasó. No es un acto mágico, si tu continuamente no oras dejas de ser cambiado.

¿Qué pasa con el cristiano dentro de la iglesia? Que solo se aprenden palabras para repetir, pero no han dispuesto el corazón para ello, si es así solo es la repetición de las palabras y transformación.

Tiene que haber un alma angustiada que reconozca que para lo que está viviendo solo tiene respuesta en el cielo.

Hay cosas que se van a arreglar en tu casa cuando clames a Dios y busques a Dios. No puedes darte el lujo de estar dentro de la iglesia y decir “es que aún me falta mucho” la verdad es que lo que te falta es oración. Por medio de la oración tienes todo y no te falta nada.

Es una transferencia de vida, tu le das tu vida y Él te da la suya. Cuando te saliste del tiempo de oración dejaste de recibir su vida. ¿Por qué ves que hay personas aburridas, apáticas, indiferentes dentro de la misma iglesia? Por falta de oración.

Quieren que todo cambie, que los cielos se abran y muchas cosas más sucedan pero no oran. La responsabilidad no solo es del pastor, si existe nivel de unción en ellos, pero hay cosas que solo dependen de ti, de la muerte de tu carne, de tu vida, de tu vida espiritual, que ahí irá quitando lo que no es, y poniendo lo que sí es.

La oración no es una opción o una sugerencia es una necesidad. Pero no cuando las cosas se ponen difícil es siempre. Primero debes orar antes de hacer algo o tomar una decisión, no cuando tienes consecuencias de ello.

Lo más terrible que pasa como creyente es que el diablo viene a atacar con todo y tú no oras. Si te enfermas lo que quiere es matarte. Si el diablo no escatima nada para matarte por qué tu pones obstáculos para no orar.

Cuando el diablo ve a alguien que no ora sabe que viene uno sin protección.

Ezequiel 22:30

La única manera de sobrevivir a los tiempos oscuros que vienen al mundo es orando. La única manera de sobrevivir y que prevalezcas por encima de lo que suceda es orando. El que no ora buscará cualquier cosa en desesperación pero no obtendrá nada porque no es lo que Dios quiere para ti.

Dios está buscando un intercesor. En estos tiempos tu eres el intercesor de tu familia, de tu casa, de tu hogar. ¿Necesitas una intervención en tu hogar, en tu familia, en tu casa? Solo podrás ayudarlos orando. Dios mandó a un ángel a tu casa a buscar a una persona que haga un vallado y se ponga en la brecha. Esas brechas que se abren en tu casa y familia son por el pecado. Por eso Dios está buscando a alguien que sea vallado para que haga alguien por ellos.

El problema está en qué esa necesidad que tienen ellos la tienes tú. ¿Quiéres que Dios transforme a todos y tener paz? Pues Dios está buscando a alguien que Ore para que todo suceda, pero resulta que Dios dice “hijo lo tú también te dañaste con ellos”.

Mujer, si tú eres el ancla espiritual en tu casa hoy es el día de curar ese dolor que haz recibido del desastre que está sucediendo en tu casa. Dios no puede oír un corazón dañado, Dios te quiere usar y tú eres su herramienta, pero no puede hacer nada por ti porque tienes el corazón dañado. Somos carne, sin embargo, no puedes cruzarte de brazos esperando que alguien vaya a tu casa, cuando tú eres la herramienta para que todo cambie.

Muchas cosas están pasando en tu casa y tú familia, pero la pregunta es ¿Qué vas a hacer?

No hay nada más terrible que Dios te diga que en medio de ese problema estaba buscando a alguien para que orara y cambiará todo pero tú no lo hiciste.

Tú tienes que levantarte hoy mujer, hombre, joven, Dios te va a usar para ordenar el caos que hay en tu casa. Que Dios no siga diciendo que buscó en tu casa y no encontró a nadie.

Primero debes sanar tu corazón porque un corazón dolido y lastimado no puede ver la necesidad y levantar al que está caído. El corazón cuando está lleno de dolor se pone ciego, el pecado embrutece el corazón. Dile “Señor limpia mi corazón”, que cuando Dios venga a buscar quien interceda por esa familia te encuentre a ti. Y cuando tú le pidas algo Él no te lo niegue.

Dios quiere ayudarte y darte, pero quiere que alineas tu corazón a Él. Dios no tiene compromiso con caprichos sino con sus promesas.

Quien deja de orar se muere espiritualmente. Muchos pueden discernir dentro de una iglesia quien ora y quién no. Hay personas que caminan pero están muertos espiritualmente. Si todavía te cuesta dejar el chisme, la murmuración, o estar con personas que se comportan así es porque te falta oración, si oras te repugnaría esos comportamientos y te irías. Es difícil hablar con alguien que espiritualmente está mal, porque lo que le digas lo cambiará o se molestará.

El que más ora, es el que más soporta, es el que más restaura, porque Dios se lo da. Si tú nivel de oración no te da la capacidad de repugnar a quien práctica cosas malas te falta oración.

Si alguna vez dijiste “muero para el mundo y vivo para Cristo” pregúntate ¿Hoy realmente vives para Cristo? Si Dios llega este fin de semana ¿En dónde te encuentra?

¿Cuántos problemas estás viviendo hoy? Es momento de pensar ¿Cuánto oras? La murmuración o contarle a otro lo que te sucede no cambia el resultado, es ir a Dios lo que lo cambia.

Muchos saben que el estilo de vida que llevan no le agrada Dios, pero en vez de ir a Dios para ser cambiados no lo hacen porque no les gusta lo que Dios les dice.

Si quieres una verdadera relación con Dios necesitas arrepentirte de nuevo. Sin Dios nada puedes hacer. Es momento de dejar los dones y habilidades. Muchos dicen “pero yo salí y lo pude hacer” pero que te haya salido no significa que Dios lo hizo, sino que fueron tus habilidades que lo hicieron. Piensa ¿Oraste antes de hacerlo?.

Lucas 18:1-7

La oración es una necesidad.

Hay una oración que debes empezar a hacer y es “hazme justicia de mi adversario”.

Cuando se habla en la historia de la viuda se sabe que era una persona que no podía ser socorrida, que nadie la podía ayudar.

Tu oración debe ser continua, como esa viuda con el juez injusto.

Si él siendo un hombre injusto atendió a esa viuda por tu inoportunidad. Así debes ser tu con Dios, que ores continuamente y en todo momento. Que no sea solo en medio de un problema y al resolverlo te vas. Es siempre. Tú oración debe ser inoportuna, constante, día y noche. Esta historia es una muestra de cuántas veces debes orar.

Lucas 11:1-12

Es importante aprender a orar al Padre.

Así como cada día necesitas de pan, también cada día necesitas de oración. La oración por más larga que sea no va a cubrir la necesidad de mañana. Cada día necesita su oración

La vida en Dios te mueve a restauración. Nadie puede orar odiando a todo el mundo y con molestia con todos. Si tú realmente te encierras a orarle a Dios Él moldea tu carácter. Nadie de la presencia de Dios puede salir molesto y con odio, si sales así te reuniste con la persona equivocada. Dios restaura.

La oración enciende a todo el que está frío y apático y saca la lepra que hay en cualquier corazón. Tienes la necesidad de ir al monte para que Dios te cambie. Si ves a una persona con lepra en su lengua, aléjate porque eso se pega. No vaya a ser que la luz que dice que tiene sea tinieblas.

La mano de Moisés salió limpia la segunda vez que la metió en su corazón. Porque fue transformado. No importa como entras a esa lugar a donde te encuentras con Dios, lo que importa es como sales. Mientras más en tinieblas te sientes más necesidad tienes que crees un monte Sinaí en tu vida.

No te niegues a levantarte de madrugada a orar, no hay una oración más eficaz que ala que haces a esa hora, es cuando los cielos están despejados y la conexión es más eficaz.

Todo aquel que pide tiene, sino lo tienes es porque no lo haz pedido. No vas a tener más de lo que oras.

Si oras poco tendrá poco, si oras mucho tendrás mucho. La cantidad de lo que tienes es el reflejo de tu oración.

La tierra reacciona a la acción de la oración. Cuando oras el cielo reacciona. Muchos tienen el cielo retenido porque no oran.

¿Cuántos espíritus te están rodeando o cuántas cosas te hacen falta? No es necesario que llames al pastor o al hermano, Dios hoy te está empoderando para que tú lo provoques.

Basta de hablar de lo que te pasa o te falta, debes levantarte a orar, el que no ora se muere.

Hay personas bregando con ataduras en su alma y espíritu porque no ora.

Mateo 15:19

No te permitas ser un cristiano mediocre, que sabes que la oración cambia todo pero no te levantas a orar.

Eres responsable de tu condición, si aún tienes ataduras en tu alma o espíritu es porque no oras.

Basta de ese espíritu de conmiseración, lo que te pasó, lo que te dijeron, lo que estás viviendo, es hora de moverte.

La gente no te hace cosas sino que hace cosas, es tu decisión si te afecta o no. ¿Por qué otro es impuro va a tener impacto en ti? ¿Eso es todo lo que Dios a echo en tu vida? ¿Qué cuando t molestas quieres matar al hermano que te hace algo?

El que ora es siempre movido a compasión, cómo lo hizo nuestro Señor Jesús, porque ve con ojos de misericordia y amor.

Hechos 12:1-7

La oración abrió el camino entero. Hay personas que necesitan orar para que su familia despierte. No importa la atadura que hay en tu alrededor, la oración va a hacer algo poderoso.

No hay impedimentos para la oración.

¿Es una cadena? Se va a romper. ¿Es una puerta? Se va a abrir.

Si estabas atado para buscar a Dios hoy se rompieron las cadenas. Hay algo que Dios está haciendo y hará hoy. Hay libertad para orar. Todo lo que el diablo había hecho para enfriar tu oración se va.

Levántate y vístete que largo camino te resta.

Esas puertas que no habías visto abiertas hoy se abrieron, solamente camina.

El mar rojo se abrió no porque tenían un botón para eso, Dios le dijo caminen que yo lo abriré, y se abrió porque el pueblo de Israel caminó, es decir le creyó. Ese mismo Dios te abrirá el mar rojo a ti.

Hechos 12:10-16

Dios ya te dio la liberación, solo tienes que avanzar, caminar, conquistar.

Tus enemigos y todo el que se levantó a tu contra se va a quedar con las ganas porque Dios llegó primero.

Ellos estaban orando por Pedro y Pedro llegó a la puerta, es decir la respuesta a su oración llegó más rápido de lo que pensaban. Y era porque orando Dios hizo, mientras oras la respuesta va a tocar tu puerta.

Lo que sucedió con Pedro también pasará contigo, la respuesta va a tocar a tu puerta. No te angusties, ora, ora y ora, que mientras oras Dios está abriendo las puertas. No hay nada que se pueda detener al poder de Dios.

Te vas a quedar atónito cómo todos los que te rodean, no creerás lo rápido que Dios contestará.

Hay algo que encender para que lo impuro salga.

Y cualquiera que le diga a ese monte o montaña, quítate, sucederá.

Deja ya el papel de víctima y ponte el traje de autoridad.

Hoy el fuego se enciende.

Las respuestas se están preparando.

Quizá te encuentras en medio de una sequía pero no te paralices, debes orar.

Si los cielos están cerrados debes persistir, que donde no había lluvia va a llover.

Si tú oras Dios te va a responder.

Hoy se va la apatía, la tristeza, el enfriamiento, todo eso se va con la oración ¿no ves respuesta? Debes orar más.

Cuando empiecen a llegar las respuestas te sentirás como los que sueñan. Debes irte convencido que no falta mucho para eso, y entenderás desde hoy que debes es orar, que en dónde necesitas la intervención de Dios, Él te va a responder.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicar un comentario