Él es la garantía de tu victoria

Hebreos 12:1-2 RVR1960

[1] Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, [2] puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

 

Hay gente coqueteando con el pecado pero es hora de despojarte de eso.

 

Ponte los zapatos porque lo que tienes que empezar es una carrera. No puedes ir hacia atrás, amárrate los zapatos y corre hacia lo próximo.

 

No puedes poner los ojos en nadie más sino en Jesús, deja de vivir de oraciones prestadas, debes poner los ojos en Jesús.

 

Para el 2024 no se esperan buenos pronósticos en l mundo, pero para la iglesia eso debe ser de bendición porque significa que llegó el tiempos de la iglesia.

 

Él es el Autor, y eso significa que es el capitán, es el líder, el príncipe de tu fe. Si tú no vienes a Él será imposible creer en cosas maravillosas.

 

Que el diablo te quite todo pero que no te quite a Jesús porque Él es el líder de la fe y debes asegurar un futuro victorioso al lado de Él.

 

Si comienzas el 2024 agarrado de Dios, ese es tu alfa, es tu principio.

 

Cuando hay un líder en una manada, la amada le sigue.

 

Él es el alfa de tu vida, a donde Él te diga y te lleve te va a garantizar la victoria.

 

Él es el consumador, es quien completa tu fe. No puedes empezar algo sin Jesús, porque Él es la garantía de tu victoria, Él completa, Él llena, es quien te garantiza la victoria.

 

Si tú vives con tu confianza en el dinero vas a terminar mal. Pero si comprendes que Él es el líder de tu fe, no lo soltarás jamás.

 

Él premia a quien lo busca.

 

Hebreos 10:35-39 RVR1960

[35] No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; [36] porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. [37] Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. [38] Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. [39] Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.

 

No te desvíes que hay un gran premio.

 

Ya la promesa no va a estar en tu corazón, sino que la vas a vivir, la vas a palpar. Espera un poco que el que ha de venir, vendrá y no tardará.

 

Aunque todo se ponga oscuro, no retrocedas. Hay buenas noticias.

 

Dile al diablo “discúlpame te equivocaste, porque yo no soy de los que retroceden”. Tu eres un extirpe diferente, dile a la circunstancia que el justo por su fe vivirá. Jesús es tu arma, y es quien te sostendrá hasta que Él venga.

 

Todo lo que Dios toca, Él lo prospera. Si tú vienes a Dios, Él te toca, tu reverdeces y todo lo de tu alrededor va a ser cambiado. No lleves a Dios dinero sino primero no llevas tu corazón.

 

Publicar un comentario