Edificados en Cristo

¿A qué le tienes miedo si contigo está el Dios todopoderoso quien todo lo puede?

 

Muchos han tenido un pie aquí y un pie en el mundo, pero no olvides que en él es que tienes firmeza.

 

El diablo no tiene poder en tu vida, ni ninguno de sus demonios. Lo que estás pasando es un proceso para crecimiento espiritual.

 

¿Por qué te preocupas? No hay nada que pueda más que el Dios que tienes.

 

El poder de Dios está en ti, no te dejes atemorizar por el diablo, el Espíritu Santo llegó para empoderarte. No temas a nada de lo que el diablo venga a decirte, ninguna de sus palabras tendrán poder en ti, siempre y cuando te encuentres segmentado en el Padre.

 

No hay nada ni nadie que pueda tumbarte si tú sabes quién te llamó. Dios siempre está obrando, así que no te desanimes.

 

Dios viene a derribar todo lo que fue levantado fuera de Cristo.

 

1 Corintios 3:1-7

 

El apóstol Pablo iba y venía, y cuando se iba ellos se preguntaba qué iban a hacer. No podía llegar alguien nuevo, porque se acomodaban en lo que cualquiera le decía. Mientras que el apóstol Pablo le decía la verdad de Dios, cuando se iba ellos escuchaban a quienes le emocionaban y decían lo que ellos querían escuchar.

 

Este pueblo era maduro y carnal. Y Pablo se lo decía.

 

Él esperaba que el pueblo, cuando él regresara, estuviese más maduro y entendido, pero era lo contrario. Estaban divididos y eran inmaduros en la palabra, se contradecían y tenían opiniones y enseñanzas diferentes. Pasaban los años y el apóstol seguía dándole leche porque no podían asimilar alimento sólido.

 

¿En qué área estás tú, en el grupo de los maduros o inmaduros?

 

Cuando las personas empiezan a escoger de la palabra lo que les gusta y lo que no, son carnales.

 

Todos trabajan para el mismo reino, sea servidor, adorador, pastor, maestro, profeta, todos son servidores y colaboradores de un mismo Señor.

 

Hay líderes que cuando le dan un grupo creen que las personas son de ellos.

 

Todos somos colaboradores en Cristo y especialista en algo en específico y todos son necesarios. Todos unidos levantan un edificio porque cada quien está en el lugar correcto.

 

La usurpación de cargo es cuando estás ocupando un puesto o haciendo lo que nadie te ha mandado a hacer.

 

Somos colaboradores de la misma casa y lo que hagas es para que la iglesia crezca.

 

No te prestes para que la iglesia sea estancada ni vituperada, sino para ser siervo y edificar.

 

La usurpación de cargo es importante evitarla cuando se está edificando un edificio. Dios vino a poner lupa a cada uno de los trabajos que se están haciendo en su casa y a cada uno de los trabajadores que lo están haciendo.

 

Cada quien en su área tiene que hacer su trabajo y así se verá el crecimiento de la obra, porque el Padre Le da la gracia a cada quien que le ha dado su obra.

 

Tu puedes poner una semilla, pero no tienes el poder para hacerlo germinar ni crecer, eso solo lo tiene Dios.

 

La palabra de Dios no volverá a ti vacía, siembra la palabra y Dios la hará crecer.

 

Dios depositó gracia en cada uno a quien mandó a hacer su obra. Pero no te llenes de orgullo ni de prepotencia cuando te feliciten por lo bien que lo hiciste, porque quien da fruto a la semilla es Dios.

 

Después de chismear y mal hablar en un lugar ¿cómo el Espíritu Santo y su palabra va a manifestarse ahí?

 

1 Corintios 3:7-11

 

Tu eres un colaborador de Dios.

 

Tu eres servidor y parte del edificio que Dios edifica.

 

Las bases deben estar profundas, echar raíces hacia abajo, con cimientos firmes. Aunque nadie te felicité o de una palmada por el buen trabajo, porque Dios lo hará en su debido tiempo.

 

Todo el que trabaje en el Reino tiene que tener cuidado de construir mal encima del fundamento que Dios estableció.

 

Efesios 2:20-22

 

Cada quien poniendo piedra en la edificación, haciendo bien su trabajo donde lo pusieron, en donde se construirá el templo santo del Señor.

 

Nadie puede poner un fundamento diferente al que ya está puesto.

 

1 Corintios 3:11-15

 

Cada día te estás secando espiritualmente por estar metiendo a Dios en tus palabra y problemas.

 

Muchos andan construyen en madera, heno o paja para tener un evangelio fácil y permisivo, tranquilos en la iglesia donde le dicen que pueden beber un poco, bailar pegado, fumar, o hacer una cosa u otra, y rechazando el lugar donde le dicen la verdad de Dios, tildándolo luego como un mensaje fuerte y difícil de escuchar. Imagina que vayas a un lugar donde tu carne e iniquidad se vea expuesta, o invites a alguien a reuniones o sitios donde se manifiesta su debilidad con el alcohol o pecado ¿En qué lo estás ayudando?

 

Quítate la verborrea de la palabra diciendo que tienes cosas que no tienes, y empieza a edificar en las bases solidas de Cristo Jesús y su palabra, para que la edificación que estás construyendo no sé caiga.

 

El Espíritu Santo está vendiendo y probando con fuego las edificaciones. Necesitas al Espíritu Santo y la ayuda de Dios.

 

Muchos prefieren ir a donde el amigo, el vecino, el compadre, el familiar en medio de un problema antes de ir a Dios para que lo ayude a salir de él.

 

El Espíritu Santo viene a probar la edificación que estás construyendo.

 

Dios está viniendo con fuego para probar lo que realmente está en ti, de qué estás hecho de heno, madera y paja, o plata, oro y hierro.

 

Debes saber a quién ir en medio del proceso.

 

No importa que estés oliendo a humo, porque si tú obra permanece recibirás recompensa. El Padre está esperando que él esté reflejado en ti.

 

Cuida tus ojos de lo que ves, tus oídos de lo que escuchas, cuida tus pies de a donde vas con quien te la pasas y lo que haces.

 

Isaías 43:2

 

Lo importante no es que huelas a humo, sino que no te quedes en el piso y te levantes.

 

Zacarías 3:1-9

 

Si tú en medio del problema y el proceso, prevaleces, eres un tizón rescatado del fuego.

 

A pesar de que Josué estaba con una ropa sucia permaneció en el Señor y sus servidores le quitaron esas ropas y lo volvieron a vestir con ropa espléndida.

 

El amado de nuestra alma está a punto de venir, por eso estás siendo probado. Para que cuando Él venga estés listo para irte, porque saliste airoso de la prueba.

 

El diablo tuvo que ver, cómo Dios levantó a Josué del suelo, lo puso de pie y lo vistió de nuevo.

 

Mateo 16:18

 

Tu fundamento tiene que ser el Señor.

 

Dios se duele cuando en medio de un problema en vez de ir a él vas a donde el amigo, el vecino o al hermano.

 

Si estás edificado en Cristo Jesús, el infierno completo que viene no podrá hacer nada, ni detenerte, ni debilitarte, ni encontrar propósito contra ti.

 

Comienza a edificar tu vida en Cristo Jesús.

 

Deja al grupo en el que estás y del que dependes, y empieza a buscar al Padre que es el único que puede hacer en ti.

 

El fundamento es Cristo Jesús y sobre esa base es que debes empezar a construir tu edificio. Porque todo lo que sea edificado en el hombre se caerá, y lo que se edifique en Cristo Jesús es lo que prevalecerá.

Publicar un comentario