Dios te dará lo que necesites

Lucas 11:5-8

Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; y aquel, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.

 

Dios te dice que te dará todo lo que necesites.

 

Muchos bajo su humanidad al recibir una llamada a media noche se altera, se despierta y socorre a quien necesita su ayuda. Y esa persona te llama porque sabe que tú puedes ayudarle.

 

Así pasa con Dios, todo lo que tu le pidas, inoportunamente de noche al Padre, él te lo va a dar.

 

Ve inoportunamente al cielo a llamar a tu Padre, y lo que necesites te lo dará. Si pasa humanamente, cuando más no hará tu Padre por ti.

 

Quizá no haz levantado a Dios a tu favor y es porque tienes que renunciar a la oración ocasional, tu necesidad, tu urgencia amerita que seas inoportuno a tu Padre.

 

Si un amigo se levanta a socorrerte, cuánto más no Dios que es tu Padre.

 

Se persistente, inoportuno, insistente. Puede estar pasando cualquier cosa en el cielo, pero ten la seguridad que tú Padre te atenderá.

 

La palabra dice que “todo aquel que pide recibe” entre ese todo aquel entras tu, quiere decir que calificas.

 

Lucas 11:11

11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?

 

Si tú pides, el Espíritu Santo te lo dará.

 

Rompe el método ocasional de oración, se constante, persistente e inoportuno y todo Dios te lo va a dar.

 

Escrito está.

 

El Espíritu Santo te va a levantar de madrugada, y ese es el momento oportuno para pararte y pedir.

 

No te resistas.

 

Pon de ti, y levántate, al hacerlo Dios se levantará a tu favor, no sé resistirá, porque tu diste el primer paso.

 

Publicar un comentario