Dios sabe lo que hace

Toda situación y circunstancias son herramientas que Dios quiere luego usar para que tú ayudes a otros. Dios va a sacar lo mejor que tú has pasado.

 

Lo que tú has pasado forma el propósito que Dios ha pasado en ti. Lo que ha ocurrido en tu vida no es en vano.

 

Cuando las pasas no sabes por qué ni para qué, no entiendes, pero debes saber que todo obra para bien.

 

Toda circunstancia te va a llevar al propósito de Dios. En los momentos más fuertes es cuando Dios te prueba y para lo que Dios te está llamando.

 

¿Quién puede cambiar los caminos de Dios? Si él te tiene que transformar te debe pasar por los momentos más fuertes.

 

Si Dios ha determinado algo en ti, ¿Quién puede cambiarlo?

 

Puede que cambie el camino, pero no el propósito.

 

Tu anhelo debe ser cumplir el propósito para el que Dios te ha llamado.

 

Muchas veces hay oraciones que haces que no pasan conforme a lo que estás orando. Pero No es que Dios no quiera dártelo sino que no está dentro de tu propósito.

 

Todo lo que pasa en tu vida es necesario que pase. La historia no va Definir lo que pase contigo. Tu historia es lo que Dios usa para prepararte para que aprendas y ayudes a otros por lo que están pasando por lo mismo.

 

Todas las cosas de Dios te ayudan para bien.

 

Dios no va a llamar al perfecto del mundo, sino al que ha hecho y pasado por más. Dios tiene un propósito para contigo y por eso muchas veces te quebranta.

 

Si Dios quiere ayudarte a restaurar familias, debe primero romper la tuya para que comprendas. Si Dios quiere ponerte a sanar enfermos primero puede pasarte por una enfermedad para que entiendas lo que pasa un enfermo.

 

Eso hizo con Pablo, que después de matar a los cristianos lo convirtió en uno de los más fieles.

 

1 Corintios 1:26-27 RVR1960

[26] Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; [27] sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;

 

Dios no necesita al más preparado sino al más dispuesto.

 

Y toma a los que tenían una vida difícil y por la que nadie daba nada para poder glorificar su poder. Él escoge a los que han tenido la vida más en la miseria para glorificarse en su vida.

 

¿Qué te limita el hablarle a los demás lo que Dios ha hecho en tu vida?

 

Sin Dios cualquiera está incompleto, porque todos necesitan de Él.

 

Aunque hayas pasado una historia fuerte no significa que el Padre no hará.

 

Vas a ser vituperado o insultado pero es necesario.

 

De acuerdo al propósito que tienes pasarás por diversas pruebas. Esas heridas que tienes son para luego de ser sanadas sean la herramienta para ayudar a los que tienen esas mismas heridas.

 

Gálatas 6:17 RVR1960

[17] De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús.

 

El por medio de sus marcas, a consecuencia de seguir a Cristo, son el testimonio de Dios en él.

 

Muchas circunstancias que estás viviendo son  adversas tal vez a lo que esperas pero son necesarias para cumplir tu propósito.

 

Dios tenía un propósito con Daniel, por eso todo lo que vivió era necesario para lograr lo que logró Dios por medio de él, que todos se convirtieran a Cristo.

 

La justicia fue necesaria, el vituperio fue necesario, porque las circunstancias adversas y lo que menos te gusta y esperas son las que te van a llevar a cumplir el propósito.

 

Antes de una gran bendición siempre hay una preparación y circunstancia.

 

Para Dios enseñarte el valor de las cosas debe pasarte muchas veces por dolor o circunstancias.

 

Job 33:14 RVR1960

[14] Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Pero el hombre no entiende.

 

Dios habla por medio de circunstancias, por medio de problemas, por medio de los obstáculos, él está hablando constantemente pero no has querido escucharlo.

Por medio de su palabra él te habla, por medio de tu dolor también te está hablando.

 

Lo que estás pasando es para que puedas aprender a perdonar, a sanar tu corazón para que luego sanes a otros.

 

Lo importante es que entiendas que estás pasando por eso para que puedas perdonar, sanar y dejes a un lado al orgullo. No puedes llegar a él con un corazón lleno de odio, de dolor, de miseria.

 

Si has pasado circunstancias fuertes pregúntate de dónde Dios te sacó para que puedas ayudar a otros. Quiere que sanes para que mejores y poder usarte.

 

Dios te pasa por medio de circunstancias tras circunstancia para que puedas mejorar más en cada una de ellas.

 

Dios también quiere que pases por eso para que luego evites volver a tropezar y caer.

 

La palabra de Dios no es para prohibirte o acusarte, es para decirte que hagas esto o lo otro para que camines en bendición. Él ciertamente castiga pero es por consecuencia de tu pecado.

 

Dios a personas las lleva a tocar fondo para que puedan cambiar. Porque si no pasan por eso no logran entender.

 

La voluntad de Dios no es que sufras por tu culpa sino por su voluntad.

 

Te pasa por la destrucción de tu familia para que al restaurarla puedas ayudar a otras familias destruidas.

 

Job 38:1-7 RVR1960

[1] Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino, y dijo: [2] ¿Quién es ese que oscurece el consejo Con palabras sin sabiduría? [3] Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. [4] ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. [5] ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? [6] ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, [7] Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?

 

Dios a veces tiene que quitarte todo para darte más de lo que tenías.

 

Dios le preguntó todo esto a Job para que no hablara tan apresuradamente, así pasa contigo, si fue capaz de hacer todo lo que hizo ¿acaso se le escapará lo que estás pasando? Dios sabe absolutamente todo. ¿A caso tu sabes igual o más que Dios?

 

Pregúntale si quieres qué hacer con lo que estás pasando, pero no dudes de ello.

 

La mayoría de veces lo que estás pasando es para ponerte de rodillas delante de él.

 

Muchas veces los que no tienen nada son más receptivos a la palabra de Dios porque confían plenamente solo en lo que Dios puede hacer por no tener nada, en cambio que los que tienen, confían en lo que poseen en vez de confiar en el Padre.

 

Teniendo nada pero teniendo a Dios lo tienes todo, teniendo todo pero no teniendo a Dios, no tienes nada.

 

Para hablarle a muchos y poderlos entender tuviste que pasar lo que pasaste.

 

El que pasó lo que pasó puede comprender a los que pasan por lo mismo y así ayudarlos.

 

Dios tiene preparaciones distintas para cada vaso.

 

Las batallas que tienen otras personas a veces son las más difíciles de su vida, aunque tú la veas fácil.

 

Dios sabe lo que hace, y eso lo debes comprender y mantenerlo en ti siempre.

 

Y no pidas tal vez comprensión para esa prueba, sino su fuerza y su paz para superarla.

 

No olvides nunca que él sabe lo que hace.

Publicar un comentario