¿Cómo identificar el llamado del intercesor?

Hemos conocido los llamados de Daniel, de Abraham y diversos hombres de Dios, pero eso no sólo es con ellos sino también contigo. Ya tienes herramientas para que tu oración sea fructífera, la tierra tiene que vivir casada con el cielo para obtener la victoria en cuanto a la intercesión se refiere.

La intercesión es el llamado o la unción que Dios da a diversas persona en una congregación. Para tener respuesta efectiva de las circunstancias, con un nivel espiritual más alto que otros creyentes, debes estar destinado a caminar con Dios de manera especial. 

Daniel nunca hablaba de lo que Dios hacia con él porque no quería que los muchachos que lo acompañaban se desenfocaran en lo que Dios estaba haciendo con ellos. Todo lo contrario, hizo que se alinearán con Dios para cumplir su propósito.

Necesitamos conectarnos con la verdad de Dios y él cielo para que nuestras oraciones sean afectivas y produzcan su objetivo, liberar, sanar, dar victoria. Si los corazones de los que van a orar están divididos nada pasará. Esa es la condición que hay. Porque sólo Dios es quien lo conoce. Precisamente por eso Dios trae la palabra, para que limpiemos nuestro corazón, para así ver resultados de la oración.

Daniel comprendió que su llamado era demasiado profundo, porque era la liberación de un país, era en un lugar donde reinaba la idolatría a demonios, dirigido por el rey Nabucodonosor. Eso es lo que actualmente pasa aquí en Venezuela, y tu puedes ser uno de esos 4 para liberarla, Dios no necesita concilios, ni cadenas; Si esa es la solución para algunos ¿Por qué no ha sucedido nada? Lo que se necesita son corazones limpios en los que se pide la oración e intercesión.

A partir de ahora, por enderezarse el corazón verás respuestas efectivas y rápidas de cosas por las que tenías años orando. Dios quiso que tuvieses el mismo lenguaje para que te pudieras comunicar con él. Tu corazón limpio es la clave.

El intercesor no puede seguir andando con los chismosos y metiéndose donde Dios no lo quiere tener, debe ser una persona solitaria porque sabe con quien anda, nunca se siente sólo, quizá rechazado por unos pero es porque lo que tienen otros lo odian. No necesita escuchar a las personas sino a Dios para obtener resultados rápidos y del cielo.

Algunas características de las personas que tienen el llamado, son las siguientes.

La primera, oran en promedio más que los otros creyentes. No puede pretender que otros oren más que él, quién es el que debe escuchar a Dios. Ama estar en su presencia. No se fastidia de orar, aunque en la iglesia moderna enseñan lo contrario, que no importa el tiempo que ores. Dios está despertando a sus verdaderos intercesores que se enamoren de su presencia.

 

Daniel 6:10

10 Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.

 

Los intercesores que Dios necesita son los que en su presencia anulan las leyes injustas que se proclaman en un país, en contra de su palabra, para que así no se ejecuten. Que cualquier movimiento extraño que este haciendo satanás él lo discierna, para así anularlo, porque aquí no se hace lo que él dice sino lo que dice Dios. Y todo sin ningún interés, simplemente porque ama al prójimo.

Se necesita a una iglesia que se levante y le diga al diablo que no se va a seguir haciendo lo que a él le da la gana.

Daniel sabía que su Padre aprobaba y desaprobaba. Por eso cuando escuchó la ley que estableció Darío se fue a su recámara para que cayera. Porque si dos se unen para que Dios haga algo y está bajo la voluntad de Dios, pasará. Porque los demonios se sujetan al poder de Dios. Por medio de ti, el Espíritu Santo puede hacer lo que ningún ser humano puede hacer.

Quien tiene el llamado tiene la protección divina y el apoyo de Dios. Dios tiene tanto poder que puso a estos 4 muchachos como mano derecha al rey Nabucodonosor para que gobernaran con él, para que reinaran con honestidad y llevarán a un pueblo a vivir como Dios dice.

Otra de las características es que ora con mayor intensidad y agonía.

 

Lucas 22:44

44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

 

El espíritu de adormecimiento está llenando a la iglesia cristiana, porque dentro de él cualquiera cae en tentación. La tristeza trae adormecimiento espiritual. Muchos intercesores están así, dormidos. Dan vueltas, oran siempre por lo mismo, hasta llegar al punto de no orar más porque no ven resultados. No tiene efectividad y eso trae resultados negativos.

Luego viene el espíritu de venganza, que produce ganas de matar y destruir. Comenzó todo con una tristeza, luego adormecimiento y por último venganza. La venganza es el tercer demonio de ejecución.

El resultado de la tristeza de Pedro trajo como consecuencia adormecimiento y por último venganza en cortarle la oreja al soldado. En ese rato de adormecimiento el diablo puso en él los tres espíritus. La venganza no tiene compasión ni misericordia. Jesús sabía lo que Pedro iba a hacer, por eso le dijo que velará, pero no obedeció. El diablo quiere hacer lo mismo contigo, dormirte nuevamente, para que veas sólo el mundo visible y no el espiritual que es el motivo de todo lo manifiesto. Si todo cristiano despierta en donde está metido, todo va a cambiar. La única manera en que Dios acabe con el pecado es por medio de ti, procura no estar dormido y actúa como Dios te dice.

Es momento de estar alerta porque el enemigo siempre trabaja.

Llegó el momento de empezar a  velar por la bendición que Dios dijo que te pertenece. No te duermas, Mantén tus ojos bien abiertos, para que veas los ángeles que traen la bendición a tu casa.

Publicar un comentario