1 Samuel 1:10
10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.

¿Cuántos tienen necesidad?

Esta es la historia de una mujer que estaba cansada de ver a los demás con lo que ella necesitaba y tomó una decisión, buscar al único que podía saciarla y llenarla.

El único que puede llenarte y saciarte es Jesús quien tiene todo lo que necesitas.

El banco del cielo está dotado de todo lo que necesitas.

Ella tenía una amargura en el alma, sus deseos estaban reprimidos, y decidió entregarlo todo. Su necesidad era grande. Y lloró abundantemente por su necesidad.

El sacerdote pensaba que estaba borracha, y ella claramente le dijo que sólo fue a buscar lo que sólo Dios podía darle.

Ella tenía la necesidad de un hijo ¿cuál es tu necesidad? Si vas con la misma actitud que Ana hacia Dios, el responderá.

1 Samuel 1:27

27 Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.

Que poderosa es la Oración, por lo que ella lloró y oró, Dios se lo dió. Ella le llevó al Padre el resultado de su oración. Ella no se fue a disfrutar de lo que Dios le había dado, lo que le dió ella lo llevó a la casa de su Padre.

Mucha personas llegan a recibir por lo que oran y necesitan, pero ¿después que Dios te da lo que necesitas donde te encuentra Dios? Muchos cuando reciben lo que necesitan eso lo aleja de Dios.

Lo peor que te puede pasar es que Dios te de lo que tu le hayas pedido y eso te saque de su casa y presencia. Lo que para muchos fue bendición lo convirtieron en maldición porque lo recibieron y lo sacó del propósito del Padre.

Muchos creen que están felices con lo que recibieron y se fueron, pero eso algún día se acabará, porque la única garantía de que se mantenga y multiplique es que sigan en el Padre.

El diezmo es sinónimo de multiplicación. Sí lo que hasta ahora haz tenido te ha contaminado y te ha alejado de la casa del Padre, el cierra los cielos para que no recibas más.

Necesitas calificar. Y es dando el diezmo de lo que Dios te da. Ahí demuestras que el dinero no es tu dios.

Dios te puede dar lo que necesites. Pero tu verdadera bendición es que eso no te aleje de él. Tu necesitas estar en la casa del Padre.

Ana hizo un pacto con Dios, que si él le daba un hijo ella se los entregaría. ¿ tú le haz dado a Dios de lo que te dio? ¿o te haz apartado del Padre por eso?

Ella sabía que lo que Dios le había dado estaba cuidado en manos de Dios. Lo tuyo estará cuidado si se lo das a Dios.

El Padre va a pelear por ti y te cuidará pero si permaneces en él. El Padre cumplirá si tu cumples.

Dios tiene el poder para darte, en él está el Poder y Ana lo reconoció. Aunque tengas estrategias y habilidades el único que tiene la soberanía para dártelo es Dios. Sólo en él está el Poder.

Si necesitas bendición, él te la dará, si necesitas Sanidad, él te la dará, si necesitas liberación, él te la dará, sólo él puede hacerlo, porque él es tu Padre.

1 Samuel 2:7-8

Jehová empobrece, y él enriquece;

Abate, y enaltece.

Él levanta del polvo al pobre,

Y del muladar exalta al menesteroso,

Para hacerle sentarse con príncipes y heredar un sitio de honor.

Porque de Jehová son las columnas de la tierra,

Y él afirmó sobre ellas el mundo.

Así como Ana llegó al templo angustiada también llegó determinada. Ella fue decidida a la casa del Padre y le dió todo. Y como el Padre conocía su corazón, se lo dio.

Si te falta algo, ve con necesidad y decisión a pedirle al Padre, el mismo que acabo con la esterilidad de Ana puede acabar con tu esterilidad. Lo que necesites él te lo dará, pero entrégaselo a Dios de todo corazón.

Publicar un comentario