Tu tienes algo que decir

Marcos 11:23

23 Porque de cierto os digo que cualquiera que diga a este monte: Quítate y échate al mar, y no adude en su corazón, sino que crea que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.

 

Un cristiano común de la iglesia es un repetidor de la palabras que escucha de otro, pero un cristiano ungido tiene decreto en su boca.

Deja de ser un cristiano común y se un cristiano lleno del Espíritu de Dios. Entiende que puedes arruinar y establecer con tu boca.

Deja de tener un comodín en tu vida que ore por ti para que suceda algo, Dios quiere que de una vez por todas te establezcas como una persona de autoridad en tu casa, en tu trabajo, en el lugar que pises y visites. Dios dice que Cualquiera puede hacerlo, se ese cualquiera que necesita Dios.

A veces creemos que un monte alto es difícil de pasar, ese monte a veces es un problema, que no te deja poseer, moverte, avanzar, conquistar, eso es un monte en tu vida. Ese monte sólo se puede mover de una manera, y es con la autoridad que Dios ha dado en tu vida, echa a ese monte fuera y dile que te deje ver lo que tu Padre tiene en tu vida hoy.

Vas a ver que cuando abras tu boca va a comenzar a subir algo al cielo y empezará a suceder lo que esperas.

Quítate y échate en el mar, es una orden directa, no es un sugerencia, ordénale con la autoridad que tienes en la tierra, dile ¡Quítate y te echas al mar!.

Y si tu lo crees ya mismo comenzó a moverse y a irse.

Lo mejor que te ha pasado es ser un hijo de Dios con autoridad, deja de ser un cristiano común y toma tu posición de autoridad y conforme a lo que digas, sin dudarlo, sucederá.

No importa lo que diga tu entorno y el sistema, tu provisión viene del cielo, viene de alguien mayor, tu eres simiente de Abraham y por eso te conviertes en alguien de fe.

Aunque tu no entiendas, si lo dices con tu boca, te será echo.

No más tristeza, duda ni temor de cómo va a pasar, nada se queda en tu vida.

Visualízate hoy, si quieres ver más allá de lo que está detrás de una montaña es difícil, quizá imposible, pero cuando se mueve puedes ver todo lo que le corresponde a tu vida, sólo debes decirle que se quite ahora ese monte y lo verás.

Tu visión espiritual se amplía y empiezas a ver lo próximo y lo porvenir.

No Sabías que del otro lado había flores, ríos, fauna, pero ahora que le dices al monte que se mueva, lo verás.

Dios abrirá caminos en el desierto y ríos en la sequedad. Y otra vez lo hará, porque es el mismo Dios, nos convertimos en una iglesia de aceleramiento y prosperidad.

Debes pedirlo, orando y creyendo para que venga. No te sientes a esperar, párate y dile ¡Quítate y échate al mar!.

Publicar un comentario