Todo se trata de mi relación

 

Quizá buscas tener buenas relaciones con personas pudientes en el mundo, otros con pranes porque se sienten protegidos, otros con personas con puestos gubernamentales, sin embargo, si te sientes bien con la relación que tienes con ellos es porque nunca haz conocido al que no ves.

Hay personas que han dejado morir su relación con Dios, pero hoy es el día de la resurrección de todo lo muerto en ellos.

A veces para sentirte bien con personas dejas morir las cosas de Dios en tu vida, pero esa relación, esos dones, talentos y visiones que dejaste morir Dios lo resucitará, porque él es experto para darle vida a lo muerto. Dios va a resucitar aquellas cosas en ti que engrandecían su nombre, lo exaltaban y glorificaban. Hoy hay un desbloqueo en tu vida.

No desvíes la mirada de Dios por lo que está pasando, usa la fe del Padre en tu vida, declara, porque escrito está que esos montes se moverán.

Mientras tu hables lo que Dios dice no te preocupes, las personas no te entenderán y quizá se levantarán, pero si tienes el lenguaje del cielo, Dios lo hará.

Todo se trata de una relación. El mismo soplo que le dio vida a Adán le dio vida a los huesos secos.

Nadie puede matar a Dios, él es eterno, quiere decir que si él está en ti, nadie puede matarte.

Hoy Dios le está hablando a los muertos caminantes. Algo va a acontecer porque la venida de Cristo está cerca, la pregunta es ¿Estás preparado para eso? La iglesia está llena de personas muertas dentro de congregaciones y que han ido dañando la imagen de Jesús.

Lo que no te ha transformado a ti es imposible que transforme a otros.

Ezequiel 37:1-4

37 La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová.

Muchos tendrán que rendir cuenta a Dios de ofrecerle salvación de boca a personas que no se han arrepentido verdaderamente y convertido delante de Dios y viven metiendo el mundo en los templos del Señor.

Algo está apunto de suceder, si cambiaste tu lenguaje y tu conducta, prepárate para que el Espíritu Santo haga ahora.

Dios le habla a los que tienen intimidad con él, y hoy Dios está buscando a quién hablarle.

El evangelio es fácil para aquellos que no hablan la verdad, para los que lo hablan será difícil. Muchos templos viven de apariencia y fachada, pero sin el mover del Espíritu Santo, llenos de consejos, motivación y psicología, pero eso no toca el espíritu de las personas, puede hacerlos llorar, gritar, emocionarse, pero nunca lo cambiarán.

¿cómo es posible que Dios le hable a huesos y ellos escuchen y que Dios te hable a ti y tu no escuches? Es contradictorio, pero es un pueblo sordo que se reúne pero sin Dios.

La palabra de Dios es la que da vida.

Dios te está hablando para darte de nuevo vida.

Ezequiel 37:5-7

Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.

Todo los huesos que estaban regados empezaron a unirse uno con el otro, cuando el instrumento que Dios escogió, habló. Comenzó el milagro de los milagros. Los huesos solo necesitan escuchar la palabra de Dios y esa palabra tu la tienes.

Si el trabajo o el negocio que tienes es obstáculo para servirle a Dios pregúntate ¿te lo dio Dios o no? Lo que él no te da no está llamado a respaldarlo, si tu no tienes tiempo para Dios con lo que haces eso está maldiciendo tu vida, lo que tu levantaste lo tienes que mantener con tus fuerzas.

Si los huesos obedecen a Dios ¿cómo es posible que tu no obedezcas?

No hay nada que Dios diga que no haya sucedido o que no vaya a suceder.

Tu eres la bendición de los que te rodean.

Es hora de que produzcas lluvia y que empiece a recibir vida todo lo que te rodea.

David, Salomón y muchos personajes de la Biblia tuvieron tropiezos, pero por ellos confiar en Dios, los ayudó y cumplieron su propósito.

Publicar un comentario