Provoca su presencia

2 Samuel 6:11-12

11 Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-edom, el geteo, durante tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa. 12 Y se dio aviso al rey David, diciendo: Jehová ha bendecido la casa de Obed-edom y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios.

El pueblo de Israel se había hecho una mecánica para buscar a Dios, dependían de la presencia del arca y no se encargaban verdaderamente de la búsqueda porque se conformaban con la presencia del arca en un lugar.

3 meses estuvo el arca en la casa de Obed-edom y a causa de la presencia de Dios en el lugar él y toda su familia fue bendecida. La presencia de Dios bendijo toda la casa.

Es hora de escuchar noticias por la presencia de Dios en tu casa, tu tiene acceso a Dios, haz un Altar en tu hogar y que la presencia de Dios sea tan genuina que todo y todos lo que estén ahí sean benditos.

La presencia de Dios es para todos.

Si necesitas su presencia no llames a un hermano para que eso suceda, provócala tu con tu búsqueda.

Toda la generación de Obed-edom fue bendita por la presencia de Dios.

Su presencia cambia todo, la escasez, la ruina, la miseria, lo malo, todo lo cambia el Padre al estar ahí.

Levántate y toma la iniciativa de ser la voz en medio del desierto.

Si hay un vacío y un silencio levántate para que Dios a través de ti lo haga. Se el Juan que se levantó en medio del desierto. Él a Dios no lo buscó en las redes, en el teléfono o en la televisión, él clamó y lo buscó en el desierto para que su presencia descendiera.

Provoca la presencia.

La presencia de Dios cambia todo en tu vida.

Su presencia en necesaria para ti, es el oxígeno de tu vida.

En el pasado la presencia dependía de un arca física, ahora te toca a ti provocarla.

Todo lo que se ofrecía en el tabernáculo requería a gente Santa e idónea, no intelectual sino espiritualmente, para que así bajara la presencia. Y esas personas fueron los hijos de Obed-edom, gracias a la presencia que el mantuvo en su casa. Eso mismo debes hacer tu, la presencia de Dios en tu casa es tu responsabilidad.

Su presencia cambiará las circunstancias y tu vida, sólo lo necesitas a él para que todo sea próspero y fructífero por completo.

Publicar un comentario