Lo que dijo Dios aún sigue vigente

Si Dios dijo algo él lo va a hacer y cumplir, porque no existe nada que lo pueda limitar.

 

Números 23:20

 

Jehová no se retracta de lo que dice jamás, porque su palabra prevalece.

 

No te preocupes saber cómo Dios lo va a hacer, sino saber que lo hará.

 

Lo que Dios bendice el hombre no lo puede maldecir.

 

Cuando Dios llamó a Balaam él dijo,  “solo diré a Israel lo que Dios me diga”.

 

Números 23:7-10

 

Números 23:18-27

 

Nadie puede renovar lo que Dios dice, el hombre puede decir lo que quiera, pero jamás revocar lo que el Padre dijo de ti.

 

Si Dios promete algo lo va a hacer sin importar las circunstancias o el tiempo.

 

Su palabra dice que no te dejará sin cumplir lo que dijo.

 

Números 24:9

 

Génesis 12:13

 

El pacto que Dios había dicho muchísimo tiempo atrás se cumplió 400 años después y sucedió lo que Dios dijo. Sus promesas no envejecen ni ameritan de una situación para cumplirse, ellas son irrevocables. Dios no es loco para decir una cosa hoy y mañana otra. Debes tener discernimiento y la ayuda del Espíritu de Dios, él no se contradice. Por eso debes aprender a escuchar, a entender y discernir.

 

La bendición permanecía vigente 400 años después de haberle hablado a Abraham. Él murió, pero la promesa se cumplió aún sin poder verla.

 

No hay situación ni ambiente para que no se cumpla la palabra de Dios, el único que puede revocarla es el mismo, pero él insiste a pesar de como vives, para que se cumpla su propósito en ti.

 

Si tú le has prometido algo a Dios para con él también te lo va a recordar para que se cumpla lo que él ya te dijo.

 

Lo que sustenta su palabra y la respalda es Dios mismo.

 

Sea un hijo, un negocio, una bendición lo que Dios te prometió, nada puede impedir que suceda, porque él no depende de situaciones o circunstancias. Porque para lo que el hombre es imposible para él es posible hacerlo, sin necesitar de recursos, de física, ciencia, tiempo, solo depende de él y más nada. Él quitará lo que quiere y pondrá lo que quiere, pero se cumplirá.

 

A veces lo que Dios nos promete podemos verlo cerca y deseamos tomarlo, pero el verlo no quiere decir que es de él, porque a veces no es el momento para poseerlo.

 

Israel estuvo 40 años en el desierto, siendo procesado para recibir lo prometido, pero para eso necesitó 40 años, para formarlo y poseer lo que Dios le había prometido. Al final de todo Dios cumplió con lo prometido.

 

 

Josué 21:45

 

El momento justo es el de Dios, nunca es tarde ni temprano, pueden pasar meses o años, pero él lo cumplirá, si lo hizo con Israel 40 años después, así mismo hará contigo.

 

Escrito está, que todo lo que dijo Dios a Israel se cumplió, nada faltó. Así pasara contigo.

 

Dios prometió bendición para tu vida y familia, pero no estás exento a la maldición, pero eso sí, toda maldición viene por una causa, y no es de mano de Dios, sino consecuencia de tu vida y comportamiento. Sea falta de perdón, adulterio, rebeldía, el pecado es una puerta para la maldición y todas ellas tienen causa.

 

Escrito está en Proverbios que no entrará maldición sin causa.

 

Eres responsable de que llegue lo que Dios dijo, y eres responsable de que se cumpla o no. ¿Cómo? Orando, velando, estando apegado a su palabra, a lo que él dijo y quiere.

 

No siempre todo se va a cumplir instantáneamente. Dios le habló a David, pero en el momento siguió siendo pastor de ovejas. Fue el momento para saber la palabra de Dios para su vida, pero no para ser cumplida. Dios lo preparó en la intimidad y luego ese mismo Dios lo promovió en el momento indicado. Puso situaciones y circunstancias para que sucediera.

 

A lo que le corresponde a Dios tu no puedes meter la mano. Un ejemplo de ello fue Rebeca con Isaac y sus hijos, no hay porqué forzar lo que Dios a dicho

 

A pesar de que Jacob recibió lo que  Dios había dicho fue forzado, no en el tiempo ni momento de Dios. Aunque era el fin fue forzado con mentira y engaño, y Dios no se mueve de esa manera. No puedes forzar la bendición de Dios sin esperar el tiempo de ser cambiado, preparado y transformado.

 

Quizá quieres cambiar a un país pero no empiezas cambiando tú primero y dejando que Dios trabaje en ti.

 

Muchos como personas quieren huir del proceso y toman decisiones que no son parte de Dios ni con su aprobación.

 

Puedes huir a donde quieras, pero Dios te va a encontrar para tratar contigo con la misma situación de la que huiste. Dios incluso te va a hacer encontrar con esa persona que no has perdonado para  que aprendas a perdonar, hasta que no suceda se seguirá presentando en tu vida.

 

Tu puedes controlarte a ti, pero las situaciones y a las personas jamás, eso lo hace Dios por medio del Espíritu Santo, ese es su trabajo. Tu no puedes cambiar a nadie, y por imponerle la matas espiritualmente.

 

Muchos quieren cambiar lo externo sin cambiar lo interno, si le presentas al Espíritu Santo él se encarga. Muchos cambian la forma de vestir y verse, pero con la misma vida y prácticas.

 

Si el Espíritu Santo realmente está en ti él te hace saber cuándo estás haciendo algo bien o no, cuando es el tiempo o no.

 

En el momento que Dios te vaya a dar lo que te dijo primero te habrá formado y preparado para recibirlo. Y cuando lo haga no te olvides de que tú Dios fue quien te sacó de la tierra de Egipto.

 

Muchas veces la única manera de que te mantengas orando es que la circunstancia siga en ti, por eso no ha cambiado.

 

Mateo 28:20

 

Lo que Dios te dijo se cumplirá y lo que te diga de hoy en adelante también, solo debes mantenerte apegado a eso y creerlo. Ten la esperanza de que lo que él dijo se cumplirá. Y que nada ni nadie podrá impedirlo.

Publicar un comentario