Levántate y toma tu lugar

Hechos 12:1-7

En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan. Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura. Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos.

Es tiempo de que la iglesia de Jesucristo sea levantada y que tomes tu lugar. Párate como guerrero y como intercesor. Es el tiempo de que la iglesia de Dios se levante en donde se encuentre.

Esta palabra que en una oportunidad fue anunciada, manifestaba cómo Pedro fue usado, procesado y tentado pero Jesús pidió que la fe de ese hombre no fallara y así fue. El mensaje del Reino estaba causando una conmoción en el lugar.

Vienen tiempos de cambios para tu vida. Dios te está diciendo “Levántate y toma tu lugar”.

En Pedro el enemigo lo tomó por un momento cuando fue llevado a la cárcel. Estaba sólo, no había nadie que le animará a alabar y adorar. Quizá en tu proceso y dificultad te sientes solo, puede que no tengas nada, pero tu tienes un Dios grande en el cielo, ese preciso momento es el perfecto para adorarle, debes saber cuál es tu posición como hijo de Dios. Pablo y Silas adoraron en la cárcel y salieron victoriosos.

¿Te estás dando por vencido en medio del proceso?

¿Qué se presentó en la cárcel? Se presentó un ángel y lo golpeó. A veces las comodidades nos ponen inactivos y sin buscar a Dios. Y es necesario que Dios te sacuda. Es necesario que te levantes y guerrees. Pasas por procesos porque bajas la guardia. El ángel de Jehová te dice hoy que te levantes y que no bajes la guardia.

Jesús está llamando tu atención hoy para golpear tu humanidad. Por eso estás estancado y sin avanzar. Tu estás aquí para alcanzar un nivel de gloria, Dios quiere que te levantes. Muévete y no te conformes con lo que tienes por ahora, viene algo mayor, lo que tienes por ahora son migajas, y no se habla de lo material y financiero, es lo espiritual, lo demás es añadidura.

Dios golpeó tu humanidad para que reacciones y te levantes.

Ponte tu armadura y cálzate, el calzado es la paz y la palabra de Dios en ti, y eso era lo que Pedro había soltado, estaba descalzo, sin la palabra de Dios. ¿Cuántos el día de hoy están descalzos? Dios está golpeando tu humanidad para que despiertes, te levantes y clames.

Cuando María fue llamada y supo que era por Jesús, corrió. Los judíos pensaban que María iba a la tumba de Lázaro a llorar, y resulta que fue a la fuente de vida, a los pies de Jesús, ella sabía cuál era el lugar para clamar y que iba a hacer que Dios se moviera. Ella tenía un corazón contristo y humillado, y eso Dios no lo desprecia.

El calzado de la paz es lo que va a levantarte, y es la palabra de Dios.

Pedro se había quitado las sandalias y su ministerio lo había guindado. El ángel lo levantó y le dijo que se ciñera con la capa que representaba su unción, su gobierno, su autoridad. Esa capa te pertenece como hijo de Dios y de Reino que eres. ¿Dónde dejaste tu capa? Tómala porque la que Dios te dio la guindaste. Tómala y se responsable.

Aunque sientas miedo Dios te dice en su palabra que la tomes, porque aunque pases por el fuego no te quemarás. El proceso es temporal, levántate.

Tu familia, tus cosas y tu vida están en las manos de Dios, es necesario que te levantes y clames.

Hay cosas que te han hecho claudicar en dos pensamientos, pero la palabra está golpeando tu cuerpo y tu espíritu para que reacciones.

Que en tu momento del proceso no dejes de adorar a Dios.

¿Qué está pasando en tu interior y te tiene movido? La palabra de Dios hoy viene a golpear tu humanidad, lo que estás pasando por ahora no es nada, un largo camino te resta.

Lo que te va a mantener es la Palabra, es Jesús el que te sostiene. No estás Sólo, Jesús está contigo y viene a levantarte.

Es hora de que fluya dentro de ti ríos de agua viva. El Padre quiere invadir tu corazón y te dice que eres su especial tesoro. Aunque unos te señalen y te abandonen, Jesús no te ha dejado ni abandonado. Dios te recoge, él es tu hacedor, el que te levanta y te renueva.

Publicar un comentario