La alabanza detiene el avance de la maldad

El calor no puede ser el motor para encender o apagar la alabanza de tu boca.

El diablo sabe lo que ocasiona la alabanza, rompe cadenas. Por eso no puedes cerrar tu boca en la circunstancias, alaba con todo tu ser.

Los alcohólicos, las prostitutas, los ladrones, los homosexuales serán libres por medio de la alabanza. Cuando despiertas la verdad de la alabanza el diablo no puede entrar a tu casa, porque donde él escucha la alabanza nada malo puede entrar. En una casa encendida de alabanza todo lo malo que desee penetrar rebota. La alabanza detiene la maldad.

Cuando tu escuchas y cantas día y noche alabanzas, tu mente no tiene espacio para malas noticias, malos pensamientos, malos deseos.

Salmos 7:14-17

Dios hizo al hombre para que lo alabara día y noche. Cuando David empezó a tocar su instrumento salían las palabra de liberación para los demonios que tenía Saúl. Hay una herramienta gloriosa y poderosa para las tormentas, la alabanza.

La alabanza está vigente para hacer lo sobrenatural en los hijos de Dios que le sirven. Para este tiempo los ángeles están activados y trabajando a tu favor, porque Dios es tu refugio, tu fortaleza, tu proveedor. Échale leña al fuego de tu sacrificio y ahí Dios descenderá con poder.

Hay una relación entre la maldad y el ser humano, que día y noche planifican lo malo junto a Satanás, quien lo guía y dirige para hacer el mal.

Dios necesita verdaderos adoradores que adoren en todo tiempo porque donde eso pasa el diablo no puede cumplir propósito. Donde están los que murmuran el diablo entra fácilmente y los destruye.

Todo el que ha planificado la destrucción de tu hogar, de tu familia, de esta iglesia, de la visión de Dios, verán la victoria y la prosperidad de lo que ellos querían ver muerto. La palabra que estas esperando llega a tu vida prosperará y remecida, donde nadie sembró tu empiezas a recoger.

Cuando la cabeza de esta iglesia se levanta nada hay creado en la tierra para sobrepasar su altura. Escrito está que su propia maldad caerá sobre ellos y abrirá el camino para que los hijos de Dios pasen.

La alabanza es la respuesta cuando la maldad y la iniquidad confrontan a los creyentes.

Los problemas que los malos le provocan a los hijos de Dios se les devuelve a ellos, porque la columna de fuego que Dios puso en tu vida no permite que pase lo malo, rebota y se les devuelve y caen en su propia trampa. La palabra de Dios lo dice, caerán en su propia trampa y caerán en su propio hueco. A medida que alabas todo lo que hacen no les funciona.

Dios por medio de tu alabanza te va a anclar y no habrá viento ni nada que pueda moverte.

Por medio de la alabanza sincera tu espíritu, alma y cuerpo estarán resguardados por el Dios del cielo. Cuando escuches el sonido de las tinieblas tu solo debes alabar el nombre del Dios que conoces, y los toques que haga el diablo no te atormentaran.

Isaías 12:1-3

A toda persona le llega el día malo y malas noticias, pero de que llegue y la oigas, a que llegue y te arrope hay diferencia, porque puede que te desespere y caigas, o puedes irte a tu recámara a alabar a Dios para que lo que está sucediendo cambie.

David enamoró a Dios con la alabanza que salía de su boca y su vida, fue tanto que Dios hizo que del linaje de David naciera el Salvador del mundo. Sácale notas, música y alabanza a esa circunstancias. No ves lo que dices porque no lo declaras.

Algo grande está por acontecer, no es cuestión de hombre, es que estás moviendo a Dios. Donde alabas y levantas un altar para Dios el diablo se va con todos sus problemas, pero debes provocarlo.

Salmos 18:1-3

Dios provocaba circunstancias en David para que él le alabara. No hay nada que odie más el diablo que un hijo de Dios que alabe siempre.

Cuando usted se le arrodilla a Dios hasta el diablo se le terminará arrodillando.

Hay enfermedades que no se van porque la mantiene la crítica y la queja, no el diablo, tienes que cambiar eso por la alabanza. Para alabar no necesitas música ni voz, sólo necesitas conocer al Dios que vive. Si tu conoces quién es tu redentor y el poderoso, alabas genuinamente porque sabes que Él lo hará.

No alabes sólo cuando todo está bien, cuando hay dinero en la cuenta y tengas comida en la casa, porque eso cualquiera lo hace. La verdadera y mejor alabanza sucede en medio de las circunstancias.

La manipulación de otros se acaba cuando tu alzas tu voz con la alabanza. Muchos te dirán loco pero esa locura llevará a muchos al cielo.

Publicar un comentario