Dios exige un verdadero arrepentimiento

 

Quizá sientes que ya tu casa dejó de convertirse en un refugio seguro para ti y los tuyos, por eso debes estar velando y orando.

 

2 Crónicas 7:13-15

 

Mucha gente viendo los acontecimientos que pasan en el mundo siguen igual, con la misma actitud y el mismo corazón, sin arrepentimiento. Pero Dios de justicia se está manifestando en la tierra. Las personas dicen que en la gracia Dios no mata gente, porque eso sucedió fue en el antiguo testamento, pero resulta que Dios es inmutable y no cambie, es el mismo ayer, hoy y siempre.

 

Dios tiene la respuesta para lo que debemos orar, porque una oración sin arrepentimiento y frutos no sirve de nada, puede que desaparezcan las arrugas pero no las prácticas.

 

Si Dios dice que hará algo, lo hará, la única manera de evitarlo es si su pueblo se humilla. Él en la palabra no se refiere a los inconversos, brujos o santeros, sino a los que se dicen llamar su pueblo. Primero habla de humillación y luego de oración, es decir que Dios no escucha oraciones de corazones corrompidos. No puedes contradecir lo que Él ya dijo.

 

Después de hacer todo lo que aquí en la palabra dice es que Dios escuchará y sanará la tierra. Cuando se hayan cumplido con éstas responsabilidades es que Dios hará algo. No es solo orar y clamar, sino hacerlo con humillación y arrepentimiento.

 

No es por falta de oración que la iglesia está así, todo el mundo ora, pero nada pasa. No es por ayuno, porque todo el mundo ayuna. No es por falta de vigilia, porque todo el mundo vigila. No es por falta de clamores, porque también han clamado. Dios sabe todo lo que se hace en la tierra en cuanto a disciplinas cristianas, y se hace creyendo que haciéndolas se le va a doblar el brazo a Dios, y resulta que no es así.

 

No puedes desgastarte haciendo lo que Dios no recibe.

 

Piensa en todo lo que la iglesia ha hecho supuestamente unida, y nada a pasado. La verdad de estar así va más allá, han hecho todo según ellos, pero ninguno se ha humillado delante del Padre que es lo que Él está pidiendo.

 

Puede que sea fácil hacer cualquiera de las disciplinas que existe, pero difícil es mantenerse humillado delante de Dios.

 

Lo que Dios está diciendo hoy, aunque a ti te parezca que no es así, debes actuar y corregir porque estás entre la vida y la muerte.

 

Estás pendiente de los que se murieron, y es porque tu también lo estás. Tienes que llenarte de vida, porque un muerto no levanta a otro muerto. Él único que da vida a lo muerto es Dios.

 

Dios tiene que usar a alguien en todos los tiempos. Pero para usarlo debe ser un pueblo verdadero en su nombre, que ora y le busca.

 

Lo que pasa en las naciones y en los países es resultado de la misma iglesia, porque no hay temor en ella. En el momento que Dios mató a Ananías y Safira volvió el temor a la iglesia en aquel tiempo, y volvió no porque había un ladrón o un asesino, sino porque la justicia de Dios se había manifestado.

 

Si la iglesia se humilla Dios restaurará todo.

 

La justicia de Dios es manifestación de su corrección.

 

2 Crónicas 6:28

 

Si el pueblo de Dios hace, pero con un corazón puro, Dios se manifestará.

 

Muchos dicen que todo lo que está sucediendo no lo ha hecho Dios, pero resulta que Dios es el que hace que hasta una hoja se mueva. El mismo Dios de amor es el que manda al pecador al infierno.

 

Se está esperando a un Dios que salva por amor pero no al que hace justicia también por amor.

 

¿Hoy estás preparado para recibir a Dios? En cuerpo, alma, mente y corazón.

 

La iglesia tiene responsabilidades y cree que ha cumplido con ellas. Pero está auto engañada, Dios lo dice. Primero debe humillarse, orar con un corazón limpio, estar velando siempre. Si no hay un arrepiento verdadero y un convertimiento de vida, nada va a pasar.

 

No se ha cumplido con ninguna de ellas como Dios lo estableció. Dios te pide el corazón porque en sus manos está seguro, pero es lo menos que la iglesia hace.

 

Deja de mencionar textos bíblicos y vive. Que la vivas en ves de mencionarla es lo que dice que Él está en ti.

 

Cuando vivas su palabra como Él exige es que hará. Humillación, oración, velar, arrepentirse y convertirse. Hay responsabilidades, Dios no puede hacer lo que a ti te corresponde. Para exigir y pedir debes cumplir.

 

El cielo tiene demanda para estos tiempos.

 

¿Cuándo Dios va a perdonar tus pecados? Cuando te arrepientas. Arrepentimiento es igual que oír a Dios.

 

Luego sanará la tierra. Es decir tu corazón primero que todo, y luego tu país.

 

Una iglesia dividida no asusta al diablo, puede que planifiquen, hagan algo y que suceda, pero para su propia vanagloria, no para la alabanza y la gloria  de Dios. Dios no quiere protagonismo, Él quiere humildad. Y es la mayor carencia.

 

2 Crónicas 6:38-39

 

Una humillación y arrepentimiento genuino y verdadero será lo que provoque la manifestación de Dios en la tierra.

 

Puede que se haga algo que se considere poco pero que sea efectivo, porque se hizo con un corazón acordé a lo que Dios exige.

 

Dios transformará a un país cuando primero la iglesia permita que transforme su corazón.

 

Es necesario agradar a Dios antes de agradarle a todos los que te rodean.

 

No es lo que aparentas, es lo que haz permitido que Dios haga en ti.

Publicar un comentario